Capítulo a capítulo: La historia que Unionistas empezó a escribir hace 7 años y no deja de acumular momentos cumbre
Cyl dots mini

Capítulo a capítulo: La historia que Unionistas empezó a escribir hace 7 años y no deja de acumular momentos cumbre

Introducción, nudo...pero sin todavía un desenlace. El sueño cada vez más real de Unionistas, que comenzó en las gradas de la Sindical. Del primer día al último, presente, Tribuna acompaña a Miguel Ángel Sandoval en los pasos que ha ido dando su equipo. 

Equipo y afición, uno desde el primer día como uno de los 'secretos' del éxito de Unionistas (Foto: Teresa Sánchez)

Hace siete años Unionistas comenzó a escribir su historia. Un relato, en el que sin prisa pero sin pausa, ha ido ascendiendo de categoría cumpliendo objetivos casi por año y temporada, bajo la filosofía de un club diferente y especial. Un club formado por el aliento y sentimiento de aficionados al fútbol y ahora amantes de conjunto blanquinegro. A 28 de marzo de 2021 se ha conseguido escribir un nuevo capítulo, el ascenso a la nueva categoría del fútbol español y la posibilidad de ascender a la Segunda División A, empatando frente al Racing de Ferrol en el Reina Sofía bajo los cánticos de 85 aficionados que parecían uno. 

 

El capítulo uno, comienza con la fundación del club. Después de desaparecer la Unión Deportiva Salamanca un grupo de aficionados decide crear un club bajo el principio de un socio un voto y en la categoría más baja posible. Así, 2.344 personas deciden unirse al barco como socios fundadores con la intención de evitar cualquier tipo de deuda al final de temporada y comenzar, por el principio, escribiendo su propia historia desde Provincial. Un año después, el conjunto dirigido por Astu realizó el primer entrenamiento de su historia el 26 de agosto de 2014, fecha que quedaría grabada en la memoria de todos los aficionados. El telón competitivo se alzaría el miércoles 3 de septiembre en el Alfonso San Casto de Santa Marta. 

 

 

Capítulo 2: El ascenso de Provincial a Regional, jugando en la Sindical y toda la grada llena. Como no en un domingo 12 de abril, Unionistas venció al Real Monterrey por tres goles a cero, colándose en la siguiente categoría cuando todavía restaban cuatro jornadas para el final de la temporada. Unionistas de Salamanca CF celebró sobre el césped la victoria con camisetas bajo el lema "No hay atajo a las estrellas". 

 

Y la historia continuó con la llegada del tercer capítulo y la mudanza a Las pistas. No solo se consigue el ascenso a Tercera División, sino que el equipo acabara invicto la temporada con una plantilla repleta de salmantinos que también creían en el proyecto. El equipo de Astu goleó al Onzonilla (3-0) en Las Pistas. Juan, Albertín y Vitolo fueron los goleadores de la tarde. Hasta ese momento eran el gallito de la categoría, a partir de ahí pasarían a ser uno más. Y la historia paso de la introducción al nudo. 

 

En este capítulo cuatro, Unionistas se fija el objetivo de llegar al play off, eliminando al Águilas y después llegó el Olimpic de Xativa, "un equipo para ascender que nos pegó un meneo", como recuerda el presidente, Miguel Ángel Sandoval. "A partir de ahí se fraguó un espíritu que hoy en día sigue en el fondo: 'Hasta el final te seguiré'. La afición siguió, porque sabían que este sueño iba a seguir para arriba", explica. 

 

El siguiente paso, quinto capítulo, temporada en la que el objetivo es el de ser campeones de grupo, para así tener mayores opciones en los play off. Sí, lo consiguieron. Frente al Don Benito no lograron entrar en primera ronda, por lo que la historia se alarga, toca elegir el camino con más dificultades. Sin embargo y pese al miedo y las dudas, la afición de nuevo estuvo allí para dar el pase a Unionistas a la última ronda. Y ahí...¿quién no se acuerda del gol de Razvan ante el Socuéllamos tras la derrota a domicilio? Se adelantó Unionistas, empató Chuchi pero el empate no valía y de repente un penalti en el tiempo de descuento. Tenía que ser gol, y lo fue.   Aquel 23 de junio de 2019, el sueño que rondaba convertir en pesadilla, fue el que todos habían pensado: "Nos volvimos locos y conseguimos ascender a Segunda B". 

 

Y ya en la categoría, la historia continuó: "Teníamos que mantenernos, porque no éramos un club hecho a medida, éramos un club hasta el momento puntero y en ese momento íbamos a ser de los más bajos de la categoría", cuenta Sando. Ahí fue cuando aparecieron Roberto Aguirre y Gorka Echeverría. Y llega el sexto capítulo, la clasificación a Copa del Rey. El nuevo formato establecía que los ocho primeros de cada grupo tenían acceso a la competición y dicho y hecho. El equipo llegó a conseguir hasta 13 jornadas sin perder: "Fue una temporada magnífica". 

 

El siguiente episodio ya contaba con la presencia de la Copa del Rey, por lo que el proyecto se amolda o por lo menos lo intenta, a las circunstancias: "Iba a ser una temporada complicada, sobre todo por los grupos que se estaban formando en el País Vasco. Hacemos un proyecto de continuidad y las cosas no salen como esperábamos. Nos encontramos en noviembre últimos, el equipo pasaba rondas de Copa, pero en liga no había suerte. Se volvió imperioso sumar puntos y decidimos destituir a Roberto Aguirre por Jabi Luaces y empieza a cambiar la cara del equipo", apunta. 

 

Y llegó el momento, del capítulo aparte, ese que cualquier modesto sueña con escribir pero pocas veces se logra. Tras superar la elimintoria frente al Deportivo de la Coruña, Unionistas de Salamanca se enfrenta al Real Madrid de Zinedine Zidane. Apenas hace seis años en Provincial y de repente se enfrentaban a uno, si no el mejor, equipo del mundo. Pudieron hacerlo además, donde querían, en Las Pistas con su afición, aunque no pudiera estar toda la que habría querido"Fue una gran hazaña, hubiéramos querido que fuera de otro modo, pero no fue posible y considero que el fútbol popular se vio representado por nosotros. Lógicamente nos eliminaron, pero quedó el espíritu de Unionistas". Eso y el gol de Álvaro Romero. 

 

Llegamos al nueve: el Covid. Unionistas llegó al parón que finalmente supuso el fin de la temporada en play out, pero las decisiones fuera del campo consiguieron que el equipo pudiera disfrutar un año más de la tercera categoría del fútbol español. Además, en el grupo más que complicado, con los gallegos, con equipos hechos para ascender: "Hemos confiado a muerte en el míster, va consiguiendo puntos y consigue que el equipo sea sólido en casa. Campeones de la primera vuelta y finalmente AHORA, la PRO". 

 

De todos estos momentos ha formado parte Miguel Ángel Sandoval, quien comenzó como secretario junto a Tejedor, para después ejercer como su mano derecha y finalmente ser el presidente. Sin embargo, confiesa que sigue, pero que con esto la "etapa se cierra". "Espero dejar al equipo en la categoría más alta posible, pero mi etapa se acaba", finaliza. 

 

¿A quién le apetece escribir el capítulo diez?

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: