La patronal 'paralela' denuncia sin éxito al Ayuntamiento mientras sus asociaciones cobran miles de euros en subvenciones
Cyl dots mini

La patronal 'paralela' denuncia sin éxito al Ayuntamiento mientras sus asociaciones cobran miles de euros en subvenciones

José Vicente Martín, Emilio Checa y Benjamín Crespo, cúpula de la Cámara y CES. Foto: A. Santana

CES lleva al juzgado al Ayuntamiento, a los sindicatos y a la patronal salmantina para intentar colarse en el diálogo social cuando no le corresponde. Mientras tanto, asociaciones como Aesco y hostelería cobran ayudas municipales, igual que la 'matriz' de la Cámara: más de 300.000 euros entre todos.

La patronal paralela CES sigue intentando, sin éxito, hacerse un hueco en foros donde no le corresponde entrar y, mientras tanto, persigue la financiación y posicion que hagan viable su supervivencia. Y ha conseguido compaginar ambos objetivos de manera sorprendente, denunciando al Ayuntamiento de Salamanca mientras las asociaciones que la integran y la que les da cobijo a todos, la Cámara de Comercio, cobran importantes subvenciones de las arcas municipales.

 

El último capítulo se ha cerrado este mismo lunes 12 de abril en el juzgado de lo social de Salamanca. Allí se ha sustanciado la denuncia que CES le había puesto meses atrás al Ayuntamiento de Salamanca, CEOE Cepyme Salamanca, UGT y CCOO. Con el pleito la patronal paralela pretende hacerse un hueco en el diálogo social municipal, integrado por norma por la patronal más representativa, que es CEOE Cepyme, las centrales sindicales y el propio consistorio.

 

Su objetivo, romper la unidad de esta mesa cuestionando una regla fundamental de su funcionamiento: que la hipotética entrada de nuevos integrantes sea por unanimidad de los miembros. Unanimidad imposible porque varias de las partes no desean la presencia de CES que por ahora tiene vetado su acceso. El asunto seguirá su recorrido si la pretendida confederación así lo quiere, por el juzgado de lo social ha declarado falta de jurisdicción sobre el asunto: no le corresponde decidirlo y tendría que ser en el contencioso administrativo al ser una decisión del ayuntamiento.

 

Mientras decide si sigue adelante, las asociaciones integrantes de CES seguirán cobrando subvenciones del Ayuntamiento de Salamanca. Así es en el caso de la patronal del comercio Aesco y de la Asociación de Empresarios de Hostelería, todavía mienbros de la pretendida patronal. De hecho, la nueva directiva de la pretendida confederación acoge a miembros de ambas asociaciones, un entramado con reiteración de nombres y asociaciones que se retroalimentan.

 

Así, Aesco recibió 50.000 euros en dos convenios en 2018 con entidades municipales. Y la asociación de empresarios hosteleros ha percibido 129.000 euros de convenios municipales solo entre 2020 y 2021 para desarrollar acciones que favorezcan el turismo congresual y para el programa 'Salamanca vuelve'.

 

La Cámara, también

Es una situación similar a la de la Cámara de Comercio, pero a la inversa. La institución cameral da cobijo en estos momentos a muchos miembros de la directiva de CES que compaginan ambos cargos. El de Aesco es el caso más escandaloso. La asociación que cobra miles de euros del Ayuntamiento tiene a su presidente al frente de la Cámara. Benjamín Crespo sustenta la asociación empresarial que preside con fondos municipales y también recibe ayudas del ayuntamiento para la Cámara que también preside en una duplicidad de cargos que es ilegal según la nueva ley de cámaras.

 

La institución cameral ha percibido 136.000 euros desde 2018 de convenios municipales. A pesar de ello, Crespo ha permitido que CES, a cuya directiva pertenece como vocal, denuncie al Ayuntamiento de Salamanca: la Cámara sirve de cobijo para las principales asociaciones y la plana mayor de la patronal paralela.

 

Su desfachatez llega todavía más lejos. Este mismo martes 13 de abril, un día después de conocerse el primer fallo sobre la denuncia de CES contra el diálogo social del Ayuntamiento, acudía a un acto municipal en el salón de recepciones del edificio de la Plaza Mayor. La foto probatoria está unas líneas más arriba. Todo cobrando más de 300.000 euros entre las dos principales asociaciones y la Cámara en tres años.