¿Tienen alguna credibilidad los sindicatos para manifestarse en nombre de los trabajadores?