Zona de Bajas Emisiones: así se va a prohibir en Salamanca la circulación de los vehículos más contaminantes
Cyl dots mini

Zona de Bajas Emisiones: así se va a prohibir en Salamanca la circulación de los vehículos más contaminantes

La ZBE puede dejar fuera a los vehículos matriculados antes de 2000, abarcará el interior de la primera ronda donde ya hay muchas calles peatonales y se vigilará con cámaras: hay una nueva señal y falta definir cuándo se 'cerrará'.

Salamanca contará antes de 2023 con una Zona de Bajas Emisiones, un área amplia de la ciudad a la que no se podrá acceder con los vehículos más contaminantes. La medida, que persigue una mejora en la calidad del aire que la capital necesita, forma parte de la nueva ley de Cambio Climático y supondrá un antes y un después. De hecho, plantea limitaciones para circular con vehículos matriculados hace más de 20 años y dudas sobre lo que pasará con los vehículos de transporte que hacen portes o acceden a la zona de carga y descarga, con el acceso al centro histórico o con la circulación.

 

La ciudad ya se ha puesto en marcha para contar con una de estas ZBE como parte de un plan más ambicioso que incluye peatonalizaciones previstas desde hace años, una apuesta por el transporte urbano o la digitalización de la zona azul, entre otras medidas. El plan se va a presentar a una convocatoria estatal de fondos con 1.500 millones de euros para financiar estas medidas (ya se ha abierto la convocatoria para concursar), pero se ejecutará se consiga o no financiación extramunicipal. La medida central consiste en fijar esa zona vetada a los vehículos contaminantes, pero ¿cómo va a ser?.

 

A qué calles afectará

La ZBE es un área a la que no se podrá acceder en vehículos particulares que superen un determinado nivel de emisiones. Todas las capitales de provincia y ciudades de más de 20.000 habitantes con problemas de contaminación tendrán que tener una a partir de 2023. En el caso de Salamanca, será un área dentro de la 'almendra central' de la ciudad delimitada por la primera vía de ronda: el territorio dentro del perímetro formado por Canalejas, avenida Mirat, Carmelitas, paseo de San Vicente y Rector Esperabé. Todas las calles dentro de ese perímetro estarán afectadas por la limitación para circular con la ventaja de que la gran mayoría están peatonalizadas o lo van a estar pronto, tienen ya limitaciones a la circulación y vigilancia. Buena parte de esa almendra ya no tiene tráfico.

 

Cómo saber si entro en una ZBE

La DGT ha diseñado ya una nueva señal específica para estas zonas restringidas a los vehículos más contaminantes. la nueva señal diseñada por la DGT está enmarcada en un círculo rojo de prohibición, con la imagen de un coche dentro y unos puntos que simulan las emisiones. Debajo incluye las etiquetas de la DGT de los vehículos que sí podrán acceder a estas zonas, que corresponden con los de menos emisiones: quedarán para eléctricos e híbridos, fundamentalmente.

 

Qué vehículos podrán entrar

El consistorio está a la espera de una instrucción oficial para determinar las medidas y condiciones concretas para acceder a esa ZBE, pero lo normal es que se limite la entrada a vehículos que carezcan de las etiquetas de la DGT: eso deja de entrada fuera de juego a los coches de gasolina matriculados antes de 2000 y diésel anteriores a 2006. Eco, híbridos en general, y CERO, eléctricos, tienen garantizado el acceso.

La duda aquí es qué va a pasar con los vehículos de transporte, que hacen portes y el carga y descarga. La ciudad cuenta con una nueva normativa al respecto y, al tratarse de vehículos profesionales, podrían quedar fuera de las restricciones: si tienen que adaptar sus vehículos y comprar de bajas emisiones, supondría un importante coste. Habrá que ver la reglamentación del ministerio. Y algo parecido pasa con los accesos permitidos al centro para residentes (en teoría, autorizados), vehículos que acceden a colegios, a hoteles...

 

Cuándo no se podrá entrar

Ciudades como Valladolid o Barcelona ya tienen áreas de acceso limitado, pero las activan en función de los niveles de contaminación. Si Salamanca opta por algo así, y dependerá de las normas del ministerio, habrá que marcar umbrales de contaminación e instalar sistemas para detectar excesos, desarrolar un protocolo de aviso y de cierre al tráfico, horarios... En el otro lado de la ecuación, las ventajas para los vehículos 'limpios' que accedan: zona azul, aparcamientos, puntos de recarga...

 

Cómo se va a controlar

El sistema obliga al despliegue de toda la tecnología necesaria para controlar que no acceden vehículos que no tienen derecho a hacerlo, con sistemas que permitan reconocer matrículas, discriminar quién puede acceder, diferenciar a residentes... En el caso de Salamanca, se basarán en el sistema implantado hace unos años para controlar el acceso a calles peatonales, pero hay que adaptarlo a sus nuevas funciones con actualizaciones tecnológicas.