Zamora ya viaja en AVE mientras Salamanca se desengancha del tren de los 300 km/hora

Alvia S-730 en la estación de Zamora. Foto: F. Oliva

La alta velocidad llega hoy a Zamora, que en breve estrenará conexiones con AVE como ya han hecho Palencia y León y hará en breve Burgos. Salamanca se tiene que conformar con una versión inferior que no permitirá trenes de 300 km/hora.

Poco a poco el mapa de la alta velocidad en Castilla y León se va completando. Este 2015 era el año de la mayor explosión de la infraestructura más deseada: el plan es que llegue a doce nuevas ciudades y que la red sume casi mil nuevos kilómetros gracias a una inversión de cerca de 4.000 millones de euros. Ahora, no todos serán en el mismo nivel. Y entre las ciudades 'perjudicadas' está Salamanca. 

 

Los planes de Adif para este año incluían la llegada de la alta velocidad ferroviaria para enlazar con Zamora, Burgos, León, Palencia, Castellón, Murcia, Granada y Cádiz; a ello hay que sumar la terminación del Eje Atlántico entre Santiago de Compostela, Pontevedra y Vigo y la unión de León y Asturias por Pajares. Y la nueva conexión entre Medina del Campo y Salamanca. Pero no todas son iguales.

 

Entre las nuevas ciudades AVE de Castilla y León hay que diferenciar entre Zamora, Palencia y León, donde ya están terminadas las infraestructuras y han empezado a rodar los trenes (en pruebas en Zamora), y Burgos, donde se estár terminando las obras, y el caso de Salamanca. Las cuatro primeras estrenan nuevas líneas con todas las características de la alta velocidad: nuevo tendido de vía con el ancho propio de la alta velocidad y electrificación. Eso permitirá conexiones con los famosos trenes AVE, cuya velocidad comercial son los 300 km/hora.

 

Bien diferente es el caso de Salamanca. Lo que se ha hecho  ha sido adaptar la vía convencional ya existente a partir de Medina del Campo para que puedan rodar por ella trenes AVE. Se ha hecho electrificando la línea, pero el tendido de vía sigue siendo el mismo, en ancho ibérico. Esto supone que, aunque rueden trenes AVE, no lo podrán hacer a su velocidad completa porque carecen de la línea en ancho especial, la clave de las prestaciones de este tren.

 

Esta versión inferior permitirá que operen en esta línea los trenes con características de alta velocidad, pero no que alcancen todas sus prestaciones. Con todo, se experimentará una mejoría en los tiempos de viaje: está previsto que los 215 kilómetros de trayecto entre Salamanca y Madrid pasen de las 2h36 actuales a 1h24. Pero buena parte de la mejora se debe a los tiempos extremadamente conservadores que lleva este viaje en la actualidad, con los veteranos trenes que se usan.