“Yo iría en bici a trabajar pero me juego el bigote por la carretera”

Ciclista por el carril bici de Salamanca

Un estudio publicado por la Red de Ciudades por la Bicicleta y la DGT a finales de 2017, revela que el 31% de la población española utiliza la bicicleta con frecuencia, un porcentaje, sorprendentemente menor que hace dos años, cuando era de un 33%. ¿Qué ocurre en Salamanca?

¿Queremos que se reduzca la contaminación en las ciudades? ¿Luchamos por conseguir un mundo más saludable? Pues, a tenor de los datos publicados por un estudio de la DGT, parece que no. Solo uno de cada tres ciudadanos usa la bici con frecuencia...

 

Y, en el caso de Salamanca, no cambia mucho, tal y como reconocen algunos de sus 'valientes' usuarios. “Yo iría en bici a trabajar pero me juego el bigote por la carretera y paso”, asegura, Javier García, un aficionado a la bicicleta. “El único tramo potable es el que va desde el fluvial a Santa Marta, el resto es un sin sentido”, afirma Carlos Andrés. “Por las afueras de la ciudad está bastante bien, pero por el centro es desastroso o básicamente inexistente”, concluye Raquel Carnicero.

 

Entonces, ¿existe realmente un circuito de carril bici en la ciudad de Salamanca?

 

Gabriel Risco, ciclista por afición y concejal del grupo Ganemos de Salamanca, lo tiene claro. “El carril bici actual está más concebido como ocio e incluso como deporte que realmente como un elemento de movilidadNecesitamos un carril bici que nos lleve a los sitios, que nos lleve a las sedes de las administraciones públicas, que lleve a las universidades, centros de enseñanza y sitios de trabajo. El principal problema que tiene el carril bici en estos momentos es que no lleva a ningún lado”.

 

En estos momentos, el carril bici principalmente funciona como un anillo alrededor de la ciudad y forma parte del Plan de Movilidad del Ayuntamiento de Salamanca, aprobado en el año 2013 hasta 2020, siendo su principal objetivo cambiar la forma de movilidad, que haya menos traslados en coches, y que haya más traslados dentro de la ciudad a través de medios de transporte colectivos o medios no contaminantes como puede ser la bicicleta.

 

Dicho Plan conlleva medidas tanto a corto como a medio y largo plazo. De tal manera, que a corto plazo pretende cerrar el anillo que rodea la ciudad, haciendo transversales para acceder al centro. Sin embargo, a día de hoy, nos encontramos con tramos del carril bici que se cortan y que no continúan hacia ningún lado, por ejemplo en el tramo del Instituto Martínez Uribarri y el Rufino Blanco. Asimismo, siguiendo por las piscinas de la Alamedilla y continuando por el Paseo de la Estación, llega un punto en el que también se corta.

 

Por su parte, las grandes inversiones realizadas en el carril bici, han tratado de conectar la ciudad con los municipios del Alfoz. Una de las grandes inversiones, se ha realizado en Cabrerizos, construyendo una gran pasarela, de tal manera que el carril bici pasa por encima de la vía del tren. También, cabe destacar la reciente unión de la ciudad con Villares de la Reina, sin embargo, estas actuaciones “estaban pensadas a largo plazo, siendo prioritarias las conexiones dentro de la ciudad lo que, en mi opinión, es el principal problema del carril bici en Salamanca”, señala Gabriel Risco, quien va todos los días a trabajar en bici.

 

 

 

“Si realmente se quiere favorecer la movilidad en medios que no sean el coche, hay que apostar más”. Risco, hace hincapié en Paseo Canalejas, donde en estos momentos se están realizando obras de acondicionamiento con una inversión de más de un millón de euros y sin intenciones de establecer un carril bici o la iniciativa contemplada en el Plan de la realización de un carril en la Avenida Mirat. “En lo que es el interior, no se ha fomentado absolutamente nada el carril bici, estamos en una ciudad en la que las decisiones se toman siempre pensando en los coches” concluye.

 

PEATONES Y BICIS

 

Otro de los problemas que nos encontramos consiste en el establecimiento de carriles bici en las aceras, quitando espacio a los peatones, como ocurre en el caso de Garrido o en los Cipreses. “El carril bici no es para quitarle espacio a los peatones, es para ganar un nuevo modelo de movilidad, quitándoselo al coche”.

 

PELIGROSIDAD DE CIRCULAR EN BICI

 

 

 

Además de la falta de carril bici por el centro de la ciudad, los ciclistas también recalcan la peligrosidad de circular en bici cuando tienes que compartir carretera con los coches. “Es muy peligroso, especialmente en las rotondas y en los cruces, llega a ser un riesgo. Muchos conductores, aunque la cosa va mejorando, no ven más allá de los coches”. “Si uno se siente seguro, no solo no se fomenta sino que incluso a lo mejor a los hijos se les desaconseja”.

 

CONCLUSIÓN: “Se piensa en el coche, solo en el coche, no se favorece a la bici” .