Cyl dots mini

Yeray, el trabajo invisible más esencial: "La preparación física de Unionistas tiene en cuenta al futbolista y a la persona"

¿Cómo está el equipo físicamente? ¿Cuáles son los objetivos a corto plazo previos al 19 de octubre? ¿Qué opina del los factores extradeportivos que envuelven al club?

Yeray García (Foto: María Pedrosa)

Dicen que lo esencial es invisible a los ojos...

 

Yeray García se ha puesto a los mandos de la preparación física de la primera plantilla de Unionistas tras la salida de Raúl Carabias. El joven salmantino, que lleva en el club desde categorías inferiores, recalca la necesidad del trabajo diario, tanto físico como psicológico, para alcanzar unos objetivos siempre establecidos a corto plazo y con los que Unionistas pretende, al menos, llegar con todos sus jugadores al 18 de octubre. 

 

La búsqueda de una profesionalización mayor en la Segunda Divisón B, conlleva al mismo tiempo y de la mano, la profesionalización del cuerpo técnico, que de forma silenciosa trabajan para que los resultados lleguen: "Las caras visibles siempre son los jugadores y el míster, nosotros somos trabajadores supeditados a lo que él quiera y a lo que los jugadores necesiten, por y para ellos. Al final, si los jugadores rinden somos buenos y si pierden es porque no corren. Estamos señalados, pero no creo que estemos infravalorados, simplemente somos menos mediáticos. Lo que vende son los resultados y ahora se le da más importancia a la preparación física por el parón, creo que tenemos que verlo desde el punto de vista positivo y mostrar una faceta más del fútbol". 

 

¿Qué puede supone en positivo este foco atípico sobre la preparación física a lo largo de pretemporada y temporada? "Podemos enseñar la importancia que tiene y el modo en el que trabajamos. El preparador físico no es el que manda correr a los jugadores, muchas veces es más importante la forma en la que se recupera un jugador que la forma en la que corre. Hay un entrenamiento sin balón y siempre ha sido así, si este parón nos ha dado un empujón y sirve para visibilizar nuestro trabajo y no solo el nuestro, sino el del preparador de porteros, fisios, segundo entrenador, analista...bienvenido sea", asegura el de Vitigudino. 

 

Es un trabajo silencioso, en la sombra..."A los futbolistas les decimos que tienen que llevar a cabo un entrenamiento invisible, descanso y comer bien, pues nosotros somos el cuerpo técnico invisible, pero siempre apoyados por el míster, nos tiene en cuenta en todo momento, a la hora de decidir entrenamientos, tipos de estímulos...no va a ciegas, nos escucha. En el caso de Hernán quedamos todas las mañanas para hablar de todo lo que rodea al equipo, ahora mismo es un rasgo de la personalidad del entrenador moderno, el estar intrínseco en la forma profesional de trabajar. Queremos ser profesionales y es la forma de serlo, ¿cómo voy a saber si no qué quiere el míster? Esto hace que sepas lo que va a pasar en todo momento durante el entrenamiento, no hay dudas y eso es fundamental". 

 

Una comunicación, que en este caso no es de cara a los medios, sino interna, la que de nuevo no se ve: "Es una comunicación continua, este año tenemos mucha comunicación, desde el míster hasta los delegados, hablamos de qué vamos a hacer en el entrenamiento, qué hemos hecho ayer y qué se espera hacer o conseguir en los próximos días y ahí entramos todos. La comunicación es antes, durante y después. La pérdida de información sería un problema muy importante". 

 

Después de unos meses tan largos en los que no ha habido entrenamientos al uso, ¿cambia mucho la preparación física de los jugadores durante la pretemporada con respecto a otras temporadas? 

 

"De puertas para fuera sí, porque vende, pero realmente sigue teniendo la misma importancia que siempre. Es cierto que los jugadores llevan mucho tiempo parados y dentro de mi parcela hay más riesgo de lesión porque ha habido una desadaptación, por lo que necesitaríamos un poco más de tiempo para minimizar el riesgo de lesión, que siempre va a haberlo, pero dentro realmente es como todas las pretemporadas. Tienes que ir día a día, entrenamiento a entrenamiento y semana a semana. Desde la prensa se está viendo más, pero es igual necesaria que otras veces, lo único que se le está dando más visibilidad". 

 

Pero no son unas circunstancias al uso..."No, ha sido un entrenamiento, durante el parón, totalmente inespecífico y además ahora mismo estás esperando a lo inesperado, a que alguien de positivo y de repente tengas que pasar de entrenar todos juntos con balón a entrenar de forma individual únicamente la parcela física con el material disponible en tu casa. En ese aspecto sí que cambia y tendría más importancia la preparación física, pero nadie podemos trabajar pensando que eso va a ocurrir. Está elaborado un protocolo para esa situación, pero nadie trabaja pensando que va a perder el partido, lo haces para ganar y ser el mejor."

 

¿Traba el nuevo preparador de Unionistas por objetivos a largoo corto plazo? "A nivel de equipo me gusta marcarme objetivos a corto plazo y a nivel individual a medio plazo. Como equipo tu objetivo es el partido siguiente, trabajar lo mejor que puedas para llegar al domingo en las mejores condiciones posibles. Realmente, el mejor y principal objetivo del preparador físico es tener disponible a los jugadores, no es que corran más, ni que salten más. Y ese trabajo se hace día a día". 

 

"Todo varía en función del partido", explica, "las semanas que tienes dos partidos trabajas para recuperar y activar a los jugadores, no se puede poner una carga exigente, porque dicha carga la tienes el día de partido. No es una competición solo de liga, habrá semanas que compitamos cada 72 horas y a nivel de rendimiento el equipo tiene que estar preparado". 

 

¿Y cómo has visto al equipo hasta el momento? "Bastante bien, estamos acostumbrados a que las dos o tres primera semanas los jugadores estén más tocados y con las piernas pesadas. Estamos siendo más cautelosos que en otras ocasiones, pero les veo bien. Por supuesto que hay molestias, más tratamiendo de fisio, pero...de momento y toco madera estamos librando las lesiones y en pretemporada es largo", aclara. 

 

A nivel individual, ¿cómo te has adaptado a tu nuevo rol? "La verdad es que con Caribas me parezco y me diferencio al mismo tiempo, pero a la hora de planificar la línea es similiar y el cambio no ha sido brusco. Me gusta trabajar quizás más la faceta de la fuerza y le estoy dando una importancia mayor. Con Yagüez además creo que haremos un buen equipo, yo he estado en su posición y eso nos ayudará mucho. Al final, el haber vivido la experiencia hace que conozca los momentos en los que pueda necesitar más apoyo". 

 

Si quieres tener a un jugador disponible lo necesitas en todos los sentidos

 

Unionistas no solo es lo que ocurre en el campo, sino también aquello que se escucha a su alrededor, ¿cómo te enfrentas a ello? "Creo que debemos mantenernos al margen, trabajamos con personas y eso no se nos puede olvidar. En el caso de Yagüez está trabajando con un lesionado que en ese momento no peude ejercer su trabajo, no solo está lesionado físicamente, sino también psicológicamente. No cobran millones, pero sí tienen problemas más allá del fútbol y hay que entenderlos. De puertas para adentro te tienes que centrar en el equipo y en las personas que lo forman. De hecho, pasamos cuestionarios a los jugadores, si por ejemplo un jugador tiene un hijo recién nacido y ha dormido mal, yo no le puedo machacar al día siguiente. Si quieres tener a un jugador disponible lo necesitas en todos los sentidos. A nivel jugador y persona, no solo te tienes que centrar en tocar el silbato y que corran o tiren a puerta, tienes que ir más allá, al equipo". 

 

"Un equipo dividido nunca llegará a nada", finaliza Yeray, y quizás sea la mejor frase que ahora mismo se pueda aplicar sobre Unionistas. 

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: