Y tú, ¿puedes calentar tu vivienda?

Humor de Álvaro