¿Y quién paga todo esto?