Y el toro de Osborne... ya es el camello de Osborne