Y dio el golpe en la mesa en el mejor escenario y en el mejor momento…

El conjunto de Idiakez venció por 1-3 a un Bilbao Athletic situado en puestos de Play-off de ascenso

¿Para qué sirven las malas rachas? Pues para romperlas y dejarlas atrás de manera contundente. Eso debió pensar el Guijuelo antes de saltar al campo para enfrentarse al Bilbao Athletic, un rival en puestos de promoción de ascenso y que estaba dando una imagen de rival rocoso en lo que va de temporada.

Pero entonces, apareció el Guijuelo, que con su buen fútbol y la ilusión de quien siempre quiere aspirar a algo más, rompió su racha negativa fuera de casa y consiguió la primera victoria de esta campaña en Lezama por 1-3. Los tres puntos alzan al Guijuelo varios puestos en la tabla hasta alcanzar los 18, más cerca del objetivo prioritario del club que es la permanencia. “El equipo ha empezado muy bien el partido, asentado y con las ideas claras y nos hemos adelantado en el marcados, pero otra vez nos ha vuelto a pasar lo mismo y nos empataron solo seis minutos después”. Así se pronunciaba el técnico del Guijuelo, Imanol Idiakez, porque así fue.

Iván Mateo puso por delante a los salmantinos con un gol en el minuto 12, muy tempranero, pero el Bilbao Athletic no se dejó amedrentar y empató solo seis minutos después con un tanto obra de Eizmendi, por lo que los fantasmas del pasado volvieron a ver la luz.

Pero lejos de descomponerse, “el equipo reaccionó, siguió en buena línea” y en el minuto 29 volvió a adelantarse en el marcados con tanto de Gascón. Un Gascón que había salido minutos antes sustituyendo a Eloy Martín, lesionado, “un gran contratiempo, igual que le lesión de Chema, pero que el equipo ha sabido llevar a la perfección”, destacó un orgulloso Idiakez.

Edu Espada se reencuentra con el gol
En la segunda parte, el equipo siguió en la misma línea, trabajando para conseguir un triunfo muy merecido como así fue y Edu Espada, que se reencontró con el gol puso la guinda final a un triunfo casi histórico, el primero de la temporada fuera de casa y anotando tres goles ante el filial del Athletic. Además, Edu Espada se marchó mareado en el minuto 90, por lo que el Guijuelo terminó el choque con 10.

“Más que los tres puntos, que son muy importantes, me quedo con las sensaciones del equipo, con el juego y con la ilusión de los chavales; creo que hemos entrado en una dinámica muy positiva y es para estar más que satisfechos, pero hay que seguir trabajando para conseguir el objetivo de la permanencia”, concluyó Idiakez.