Y cada año la misma historia con los libros de texto, ¡señor, qué cruz!