Vuelta al cole con Canalejas 'patas arriba'
Cyl dots mini

Vuelta al cole con Canalejas 'patas arriba'

El ir y venir de mochilas se mezcla con la maquinaria y el ruido de la obra, que alumnos y padres se han encontrado en pleno desarrollo.

Las obras para convertir Canalejas en una avenida con árboles se han convertido en las protagonistas este lunes de la 'vuelta al cole' en Salamanca. Alumnos y familias se marcharon de vacaciones en junio con el paseo intacto para que, con las vacaciones en marcha, se iniciaran unas obras que tienen que durar ocho meses: empezaron el 18 de junio y su horizonte es marzo, a tiempo para las elecciones. Y con su regreso a las aulas, los asistentes a los colegios se han encontrado con que buena parte de la avenida está 'patas arriba'.

 

Alumnos y padres, cargados con sus mochilas, han tenido que compartir el espacio con excavadoras, camiones, radiales y numerosos operarios que se afanan en sacar adelante unas obras a las que, visto lo visto, les queda bastante. Alumnos y obras van a tener que convivir con el ajetreo durante bastante tiempo, lo que va a mantener durante semanas las complicaciones en la circulación que han obligado a destinar agentes de la Policía Local a la zona para regular el tráfico.

 

A día de hoy, son muchos los tramos en los que hay mucho que hacer. Desde la plaza de España, en el primer tramo se están poniendo las farolas y se está rellenando de tierra los simbólicos parterres que aportarán el carácter verde a un bulevar que va a tener más de granito que de césped. En el cruce entre Canalejas con Sancti Spíritus/San Antonio todavía sobrevive la vieja acera, que se está levantando. La nueva se está rematando en un paso de peatones próximo a un colegio. 

 

Según anunció el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, en una visita el pasado 31 de julio, este tramo tendría que estar terminado antes de que acabe el verano, con lo que los trabajos se van a tener que acelerar. Y lo mismo pasa con el resto de la actuación, porque hay muchos tramos que apenas notan las obras.

 

Desde el citado cruce con San Antonio y Sancti Spíritus, sorprende que todavía sobrevive la vieja mediana, cuya eliminación es uno de los objetivos centrales de este proyecto de 1,2 millones de euros. En todo este tramo hasta el cruce con la calle Álava las dos aceras siguen siendo las de toda la vida.

 

En uno de los puntos más conflictivos, las inmediaciones del colegio Padre Manjón, sigue cortada la calle Ceriñola, que los padres del centro usaban para aparcar a las horas de entrada y salida del colegio, pero que la empresa que ejecuta las obras, Martobar, usa como punto para depositar material. Sí se ha terminado la acera que da acceso al colegio, donde se han eliminado sitios de aparcamientos y se han puesto varios contenedores. 

 

En su tramo final es donde más adelantada está la obra, pero el compromiso de terminar antes de que acabe el año va a obligar a correr.