'Voltereta' del porcino ibérico en Salamanca con una bajada del cebo y el cebo de campo

(Foto: Chema Díez)
Ver album

La mesa de porcino ibérico de la Lonja de Salamanca volvió a poner en evidencia el nulo entendimiento entre ganaderos e industriales que, una vez más, ven dos mundos completamente diferentes.

Como el agua y el aceite, el blanco y el negro... y así de manera sucesiva. Y es que, dentro de muy poco, la mesa de porcino ibérico de la Lonja de Salamanca se pondrá como ejemplo de lo anterior, o lo que es lo mismo, dos puntos que nunca van a llegar a encontrarse.

 

Y en la jornada de este 15 de enero, nada iba a cambiar, como así fue. Para empezar el debate, los ganaderos aseguraron que el sector está en una situación de estabilidad con los precios firmes y que el sacrificio de los cerdos de bellota ya es un 44% del total de los mataderos, lo que no significa que el cebo y el cebo de campo hayan disminuido su volumen de sacrificio.

 

Ante esta situación, los productores indicaron que iban a demandar una repetición de precios... hasta que escucharon la valoración de los industriales. Ésta no fue otra que el hecho de indicar una cotización bajista de los precios, o lo que es lo mismo, la opinión contraria a lo que pensaban los primeros, generando controversia y una nueva discusión en la mesa.

 

Tal es así que, viendo la que se avecinaba, los ganaderos pidieron una subida de 0,01 euros para el cebo y el cebo de campo, mientras que los industriales solicitaron entre 0,02 y 0,03 euros... pero de bajada y "siendo moderados".

 

"Lo que estamos haciendo aquí es un mercado, no la Lonja", aseguró Ramón Gómez. "Estamos provocando un gran daño al sector por pensar solo en el hoy y no en el mañana", dijo el industrial Luis Ramos.

 

Finalmente, el presidente de la mesa optó por una bajada de 0,01 euros para el cebo y el cebo de campo que, curiosamente, no dejó contenta a ninguna de las partes. Los lechones siguen al alza y subieron su precio 0,10 euros, al igual que los marranos, por una subida de 5 euros de los tostones grandes.

 

Por último, en lo que se refiere al blanco, repetición para los cerdos selecto, graso, normal y las cerdas, además de los lechones y una bajada de cinco euros para los tostones tras las fiestas navideñas.