Visto bueno definitivo con polémica para convertir el edificio del hotel Monterrey en pisos y 100 garajes
Cyl dots mini

Visto bueno definitivo con polémica para convertir el edificio del hotel Monterrey en pisos y 100 garajes

Acceso al hotel Monterrey.

El pleno aprueba la modificación que permite rebajar su nivel de protección y su uso, lo que abre la puerta a un proyecto para que deje de ser un hotel y se convierta en 75 viviendas y cuatro plantas con 95 garajes.

El pleno del Ayuntamiento de Salamanca ha ratificado hoy el cambio de la catalogación del edificio que alberga el hotel Monterrey que permitirá que la propiedad cambie su uso y pueda convertirlo en pisos y garajes. Se ha hecho con la modificación del PGOU que permite rebajar su nivel de protección, lo que abre la puerta a las obras necesarias para su nuevo uso. La modificación ya se aprobó inicialmente a finales de marzo y ahora se refrenda en pleno con los votos a favor de PP y Cs, abstención del PSOE y la oposición de IU y Podemos.

 

La modificación ha sido impulsada por la propiedad para cambiar su uso y nivel de protección, ya que es edificio catalogado, pero ha llegado al pleno del Ayuntamiento de Salamanca con el objetivo de dar uso futuro al edificio. De hecho, el alcalde Carlos García Carbayo ha pedido tener claro que no se hace para multiplicar los aparcamientos en esta céntrica calle. Al cambiar su protección de estructural o ambiental se abre la puerta a poder llevar a cabo actuaciones que adapten el edificio y sus condiciones a un nuevo uso. En concreto, hasta ahora la propiedad está obligada a respetar el edificio como está y sólo puede hacer labores de conservación. Con un cambio de protección a un grado inferior se reducirían las obligaciones.

 

Según ha explicado la concejala de Podemos, Carmen Díez, la propiedad alega que hay que cambiar el grado de protección y uso porque permitirá el interés público de generar plazas de aparcamiento en la zona, que es peatonal. Al cambiar la catalogación a ambiental podrá hacer plazas no sólo para los residentes sino para vender a otros interesados, lo que le permitirá hacer muchas más, hasta cuatro plantas y 5.000 metros cuadrados por lo que no ve el interés público del cambio de catalogación.

 

La concejala de IU, Virginia Carrera, ha lamentado lo fácil que es desproteger un edificio y qué difícil es catalogarlo para protegerlo. La concejala ha recordado que es obra del arquitecto Francisco Gil es valorada en contra de lo que dice la empresa, que considera que no tiene valor. "Aquí no hay interés general, hay interés particular. Aquí lo que quieren hacer es plazas de garaje porque para hacer viviendas no hace falta vaciar el edificio", ha dicho la concejala que ha pedido que se salven elementos de la fachada y el interior para integrarlos en la nueva construcción, como varias esculturas y una chimenea.

 

El concejal de Cs, Fernando Castaño, ha defendido que el edificio no merece una alta protección patrimonial porque todos los informes técnicos lo dicen y que hay que cambiarlo a protección ambiental y que el interés de la modificación es "adaptarlo a la realidad" porque la ficha actual del edificio no se corresponde con una singularidad. Castaño ha asegurado que todos los informes coinciden y que la comisión técnico artística ha visto el proyecto.

 

El concejal del PSOE, Álvaro Antolín, ha advertido que el cambio de calificación del edificio abre la posiblidad a obras de vaciado para hacer un edificio residencial con viviendas, algo que con la protección actual no es posible. El concejal socialista valora que el edificio pueda tener "una segunda vida" pero pide que primen los intereses patrimoniales y considera "innegable el valor histórico de la fachada del hotel Monterrey". Por eso ha pedido también que se protejan algunos elementos de la fachada y del inteiror, como ha pedido Carrera, para "evitar que un vaciado se los lleve por delante".

 

Antolín ha advertido que el edificio tiene previsto desarrollar 75 viviendas y 95 plazas de aparcamiento, ha recordado que es obligatorio que edificios residenciales tengas plazas de párking, pero ha pedido que no se convierta en un 'megaparking' en una zona sensible.

 

El concejal de Fomento, Daniel Llanos, ha replicado que "se han escuchado barbaridades" en el pleno sobre este asunto, en referencia a las concejalas de IU y Podemos, y ha negado que no se haya visitado el edificio por parte de técnicos y la comisión de patrimonio. Llanos considera que el nivel de protección estructural que tiene el edificio es excesivo para el valor de la construcción y que no se menoscaba la protección de los elementos que se puedan proteger, fundamentalmente, la fachada. El concejal ha explicado que se trata de evitar que edificios característicos queden vacíos y sin uso por ser imposible darles "nuevas vidas" y generar vivienda. "¿Pretenden que una estructura de hotel se convierta en viviendas? Eso es una barbaridad", ha dicho.

 

En este sentido, el proyecto consiste en utilizar el edificio para viviendas y hasta cuatro plantas de garajes. En concreto, el proyecto contempla vaciarlo y hacer en la parcela viviendas. Además se contempla la posibilidad de construir hasta 4 plantas de garaje. Esta posibilidad va más allá de dotar de plazas de garaje a las viviendas. Y es que por la dimensión de la parcela y la posibilidad que permite el PGOU, los promotores de la modificación pueden, una vez que se haya aprobado, construir plazas de aparcamiento para atender otras necesidades como alquiler o venta a residentes de otros edificios.

 

El edificio alberga el céntrico hotel desde hace décadas. Se trata de un edificio construido en 1953, inicialmente como viviendas, y que en el proceso de construcción se cambió a hotel. Su valor primordial reside en la fachada de un arquitecto reconocido. Desde entonces ha cumplido esa función en conexión con el edificio situado en la calle Toro conocido como hotel Alfonso X en cuyos bajos se encuentra un conocido bar de música nocturna. Ambos comparten plantas sótano, baja y primera y han funcionado como un solo negocio.