Visto bueno al plan para dedicar un medallón a Alfonso IX en la Plaza Mayor de Salamanca
Cyl dots mini

Visto bueno al plan para dedicar un medallón a Alfonso IX en la Plaza Mayor de Salamanca

La Comisión de Patrimonio da su plácet a la declaración de intenciones del Ayuntamiento de Salamanca, que todavía tiene que presentar proyecto.

La Comisión Territorial de Patrimonio ha dado el plácet a un paso más del proceloso proceso que ha iniciado el Ayuntamiento de Salamanca para elegir al protagonista de un nuevo medallón de la Plaza Mayor, el primero que se pone en décadas y que sustituye, sin tomar el lugar, al retirado del dictador Francisco Franco. El organismo ha recibido la comunicación del consistorio, que le ha hecho llegar no un proyecto, sino una declaración de intenciones a cerca del nuevo medallón que, como es sabido, se quiere dedicar a Alfonso IX. Y se le ha dado el visto bueno, aunque es un paso más y todavía no se puede autorizar el proyecto ya que no se ha presentado: tendrá que someterse también a decisión de la comisión.

 

El escrito manifiesta la intención de abrir un medallón en la Plaza Mayor con la efigie del rey Alfonso IX de León en el pabellón de Petrineros, en la antigua Casa de la Universidad. La Comisión, reunida este martes, ha respondido al Ayuntamiento que, con la referencia del informe emitido en noviembre de 1993 y asumido por la Comisión de Patrimonio sobre los medallones, el personaje propuesto cumple con los condicionantes que se indican para la apertura de medallón: vinculación con la ciudad, importancia nacional y proyección internacional, en su condición de fundador del Estudio.

 

La colocación propuesta en el Pabellón de Petrineros, en la casa del Estudio, se considera asimismo adecuadaEn cuanto a su materialización, se estima la convocatoria de un concurso con la participación de escultores reconocidos, debiendo el medallón adecuarse a lo expresado en el informe de 1993 y asumido por la Comisión.

 

En su punto 2.2 forma: “parece conveniente que los medallones, aun pudiendo adoptar forma o estética moderna, deben, de manera general, adecuarse al marco barroco de la Plaza Mayor en el  que se incriben; en todo caso, se habrá de seguir en su talla un criterio medallístico, es decir, perfecta adecuación al marco, respetando el borde de la orla. Se prescindirá de cualquier tipo de leyenda u otros símbolos en el campo. Cuando el artista desee que su firma aparezca en el medallón, ésta habrá de colocarse en el canto inferior de la orla".