Villarino, Saelices el Chico y Vitigudino, un mes de junio por encima de 40 grados

Villarino de los Aires registró 40,2 grados, por los 40,1 en Saelices el Chico y Vitigudino, en la provincia de Salamanca.

La comunidad autónoma de Castilla y León registró una primavera "muy seca", que llegó a ser localmente "extremadamente seca" en zonas como Tierra de Campos, y "muy cálida" con valores medios en el caso de las máximas que no se daban desde que hay registros (1920) y que se han superado en 0,2 grados a los computados en 1997.

 

Así lo ha explicado el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Castilla y León, Juan Pablo Álvarez, en el análisis este miércoles de la primavera recién concluida en la que observatorios de Ponferrada, Ávila, Zamora y Salamanca han alcanzado situación de efeméride con los valores más altos nunca registrados en el caso de las máximas.

 

"Como en invierno y en otoño las grandes protagonistas han sido las máximas", ha resumido Álvarez, quien ha constatado que Castilla y León ha tenido "una campana de calor encima" en el mes de junio, cuando se han llegado a alcanzar máximas de 40,6 grados en Sotillo de la Adrada (Ávila), 40,2 grados en Sardón de Duero (Valladolid) y en Villarino de los Aires (Salamanca) o 40,1 en Saelices el Chico y Vitigudino (Salamanca).

 

Álvarez ha destacado por su continuidad temporal el "episodio cálido" vivido entre los días 6 y 25 abril mientras que los más fríos tuvieron una menor duración y los más relevantes se registraron entre el 21 y 26 de marzo y desde el 26 de abril y el 1 de mayo.

 

En concreto y según el balance de la Aemet, marzo fue un mes "cálido o muy cálido" en Castilla y León, a excepción del extremo suroeste donde fue "normal", y lo más significativo fueron las "continuas variaciones" de las máximas con diferencias de hasta 16 grados en tan sólo tres días, mientras que las mínimas tuvieron un comportamiento más regular y se situaron en torno al promedio durante gran parte del mes.

 

Tras constatar una Semana Santa "estupenda", con una temperatura "muy buena" y sin precipitaciones, Álvarez ha lamentado la llegada de las heladas "cuando más daño podían hacer", especialmente la segunda que fue "muy persistente" con "bastante afectación" en El Bierzo.

 

Finalmente, mayo fue un mes "extremadamente cálido" en la mayor parte de Castilla y León con una media que se situó 2,8 grados por encima del promedio y con valores tanto diurnos como nocturnos por encima de lo normal, con máximas que destacaron "de manera más relevante" con 3,5 grados por encima del valor medio.