Villalar retoma una celebración marcada por las mascarillas y la escasez de participantes por la pandemia
Tribuna mini Saltar publicidad
Tribuna800x800 file
Cyl dots mini

Villalar retoma una celebración marcada por las mascarillas y la escasez de participantes por la pandemia

Ver album

Tras un año vacías, las calles del municipio vallisoletano volvieron a acoger un 23 de abril a decenas de castellanos y leoneses para celebrar el Día de la Comunidad,

La localidad vallisoletana de Villalar de los Comuneros volvió a acoger hoy a decenas de castellanos y leoneses dispuestos a celebrar el Día de la Comunidad, en una jornada marcada por las mascarillas, el control y el ‘turnismo’ para ocupar la plaza donde se ubica el Monolito a los Comuneros, y una presencia de personas muy inferior a la época pre-pandemia.

 

Ya desde las 11.00 comenzó a llenarse la plaza de la localidad vallisoletana con castellanos y leoneses que, ataviados con sus pañuelos morados, acudieron al acto celebrado por los alcaldes de la localidad y en el que también participó el presidente del Consejo Económico y Social de Castilla y León, Enrique Cabero.  

 

Poco a poco, la presencia fue aumentando. Y es que las ofrendas florales al Monolito a los Comuneros comenzaron a sucederse, en una suerte de ‘turnismo’ controlado por la Guardia Civil en el que primero fueron los miembros del Partido Socialista de Castilla y León, encabezados por su secretario general autonómico, Luis Tudanca, los que depositaron el ramo para, a continuación, y una vez abandonada la zona central de la plaza, dejar el sitio a Izquierda Unida.

 

Mientras, en una calle aledaña, esperaban los miembros de Izquierda Castellana, que tras recibir el OK de los agentes de la Guardia Civil, iniciaron una marcha rodeando la plaza en formación de desfile y acompañados por las habituales banderas moradas con la estrella roja y el castillo en el centro. Después, una vez que los miembros de Izquierda Unida concluyeron con su acto, Izquierda Castellana volvió a la plaza para amenizar los instantes finales de la mañana con música y discursos.

 

El ambiente entre festivo y precavido, con las mascarillas y la distancia de seguridad como nuevas protagonistas, marcó así una nueva jornada en Villalar de los Comuneros, que tras un año, el 2020, en el que no pudo celebrar el Día de la Comunidad debido al confinamiento decretado para detener la primera ola de la pandemia de COVID-19, volvió a acoger en sus calles a un buen número de castellanos y leoneses que, en todo caso, fue muy inferior al que en la época pre-pandemia se concentraba en la campa de la localidad vallisoletana.