Viejas costumbres, nuevas obligaciones