Vía libre para el puerto seco: 11 millones de euros para el paso definitivo de un proyecto muy esperado
Cyl dots mini

Vía libre para el puerto seco: 11 millones de euros para el paso definitivo de un proyecto muy esperado

El Ayuntamiento de Salamanca aprueba la urbanización de la zona donde irá el polígono vinculado a la futura plataforma logística ferroviaria: costará más de 11 millones de euros.

La construcción del conocido como puerto seco de Salamanca, la plataforma logística intermodal con la que se quiere convertir a la ciudad en nodo de transporte de mercancías, da este martes un paso definitivo, el primero hacia la construcción de la futura terminal de acceso ferroviario y terrestre. Se trata de la aprobación del proyecto para urbanizar el que debe ser su futuro polígono industrial asociado con 58.000 metros disponibles a precios asequibles, y que es el penúltimo escalón para rematado un proyecto que, cuando finalice, llevará hablándose 20 años. Un plazo prolongado que cuenta los pasos a base de años.

 

La Plataforma Logística de Salamanca conlleva la urbanización y comercialización de una zona industrial complementaria, que forma parte del sector de Peña Alta donde se asienta. La urbanización le corresponde a la Junta de Compensación del sector, y este martes la comisión informativa de Fomento y Patrimonio se aprueba definitivamente el proyecto para hacer esta urbanización, uno de los más importantes de la legislatura.

 

El presupuestos final es de 11,3 millones euros y para ponerlo en marcha la junta de compensación, que reúne a los propietarios, ha tenido que constituir una garantía del 7% de los gastos, unos 800.000 euros que se pagarán  en dos plazos, antes de la aprobación definitiva del proyecto y antes del acta de replanteo previa al  inicio de las obras. Buena parte corresponde al Ayuntamiento de Salamanca, que tiene cerca de la mitad de la propiedad a través de Zaldesa: el 'banco malo' el Estado y una inmobiliaria tienen el resto.

 

El proceso para aprobar el proyecto ha sido proceloso porque requería de comprobaciones y autorizaciones por parte de organismos como la Junta de Castilla y León o el Ministerio de Transportes para sus diversos aspectos, como canalización de un regato, una escollera, modificar un colector de aguas, eliminación de un cruce de la A-62, un vial de acceso y una glorieta de conexión con la autovía, soterramiento de una línea eléctrica... con todos sus trámites y permisos.

 

El Ayuntamiento persigue con esta apuesta poner suelo industrial a precios asequibles a disposición de empresas que quieran asentarse en nuestro municipio, terminando así con una carencia de suelo industrial que lastra la competitividad de Salamanca para atraer proyectos empresariales de ciertas dimensiones. Una vez urbanizada Peña Alta, se ofrecerán cerca de 58.000 metros cuadrados a las empresas que quieran instalarse, de manera que se contribuya a la generación de actividad económica y la creación de oportunidades de empleo en la ciudad.

 

Ahora todo eso está preparado y la aprobación definitiva del proyecto supone un paso más, aunque ha habido que esperar. Desde comienzo de la legislatura, en verano de 2019, se habla de la puesta en marcha de las obras de urbanización que ha pasado por diversos costes y plazos: de ocho millones y previsión de estar disponible durante 2020 a los 11 millones finales, con dos años de plazo de obra para estar disponible durante 2022. Después llegará el momento de la plataforma en sí, que costará otros 12 millones

 

Lo próximo, la plataforma

Después le llegará el turno a la Plataforma Intermodal, el puerto seco, que pretende impulsar el transporte de mercancías por ferrocarril aprovechando el desarrollo de la línea férrea de mercancías desde Portugal y la condición de Salamanca de posible punto de paso de mercancías hacia Europa. El presupuesto de la instalación, una plataforma de intercambio entre la línea férrea y las conexiones por carretera, alcanza los 12.250.000 euros, financiados por la Junta de Castilla y León (4.300.000) y el Ayuntamiento.

 

Este es el último paso antes de dar el impulso definitivo a este proyecto, que lleva en línea de salida cerca de 15 años y con el que ha habido que tener mucha paciencia. La clave ha sido un cambio de fundamentos llevado hace más de un año. El Ayuntamiento de Salamanca dio con la fórmula correcta: decidió asumir en solitario la inversión necesaria tras haber fracasado los intentos de conseguir el apoyo de municipios logísticos como Leixoes, no haber logrado fondos europeos, haber anulado el contrato inicial de hace diez años para construirlo por 52 millones y haber quedado, finalmente, como única institución interesada.

 

Una plataforma en evolución

Cabe recordar que la Plataforma Logística de Salamanca ya cuenta con tres zonas en funcionamiento. En primer lugar, el Centro de Transportes de Mercancías, donde se han realizado inversiones por un valor cercano a los 30 millones de euros, de los cuales más del 70% se corresponde con inversión privada. En la actualidad hay más de 20 empresas instaladas, lo que genera una mano de obra directa superior a 250 trabajadores; e indirecta de unas 600.

 

Además, hay un gran número de empresas que, no estando instaladas en el Centro de Transportes, utilizan alguno de sus servicios, como el estacionamiento vigilado, la reparación de vehículos, la aduana, almacenamiento y logística, asesoramiento, suministro de gasóleo… generando un movimiento de vehículos de más de 6.500 a la semana.

 

En segundo lugar, el Centro Aduanero, que ofrece servicios de gestión aduanera, tanto en importación como exportación, a las empresas de Salamanca y provincias limítrofes. En los últimos diez años ha duplicado su volumen de facturación. Y en tercer lugar, el Polígono Agroalimentario, que agrupa el Mercado Mayorista de Mercasalamanca y una zona de actividades complementarias. Están instaladas en este polígono 45 empresas, generando más de 220 empleos directos, y un movimiento de 170.000 vehículos al año, aunque ha habido problemas con parte de los usuarios por impago de cuotas.