Verano, salud y bienestar

El verano es la temporada perfecta para lucir nuestro cuerpo, ponerse en forma y tonificarse.

 

Con la llegada del verano todos queremos lucir nuestro cuerpo en bikini y bañador cuando vamos a la piscina o la playa. Para el que no haya empezado a tiempo, este puede ser un buen momento para ponerse en forma y tonificar su cuerpo.

 

Si eres una persona que no practica deporte habitualmente, existen varias actividades que se pueden realizar sin mucho esfuerzo y que ayudan a mantener el cuerpo activo mientras se disfruta del buen tiempo y de las vacaciones.

 

Una de las actividades que se pueden realizar fácilmente es nadar. La natación, además de refrescarnos y bajar la temperatura del cuerpo, es uno de los deportes más completos. De esta forma, también en piscina o al mar puedes ponerte en forma.

 

Una otra acción muy productiva es el running. Correr, o andar a paso ligero, es un ejercicio que se puede hacer sin realizar un gran esfuerzo, y es muy saludable. Además, es una actividad que puede desarrollarse al aire libre.

 

Hay personas que prefieren otro tipo de actividades, como montar en bicicleta o deportes de raqueta que van desde el ping-pong y el tenis hasta el badminton o las "palas de playa". Estas son actividades que se realizan también al aire libre y que permiten disfrutar del lugar en el que se pasan las vacaciones a la vez que se realiza un ejercicio completo.

 

Si te gusta el ritmo, bailar es un ejercicio perfecto para tu cuerpo durante todo el verano. Esta es una excelente forma de hacer ejercicio sin darse cuenta de que se está haciendo un gran trabajo. Por ello, es una actividad completa y divertida con el que se activa nuestro organismo a la vez que se interactúa con la gente, lo que produce beneficios en todos los sentidos.

 

Además del ejercicio, las buenas costumbres son fundamentales cuando se realizan actividades al aire libre. Como regla general, es conveniente tomar agua antes, durante y después de realizar una actividad física. También hay que utilizar protección solar, gorras o sombreros y procurar que el impacto del sol en el cuerpo no sea directo, evitando hacer ejercicio en las horas centrales del día.