Venta del Helmántico: Improbable por realidad económica y oposición política

NUEVO INTENTO. Una de las fórmulas que en los últimos años ha manejado el club para salvar la situación, siempre inviable. VOCES DISCREPANTES. IU ya se opone; en 2008, el Ayuntamiento descartó la permuta
TERESA SÁNCHEZ
El Consejo de la Unión Deportiva Salamanca puso la semana pasada sobre la mesa tres posibles vías con las que intentar salvar la situación económica de la entidad: Ampliación de capital, ley concursal o venta del estadio. De las tres, esta última es la que más debate genera y la que se ha demostrado que es más complicada, sino imposible, de llevar a cabo.

En los últimos años la venta o permuta del estadio Helmántico ha sido una de las fórmulas recurrentes a la hora de buscar un ingreso que permita sanear las arcas del club pero cualquier plan se ha ido al traste por las numerosas objeciones que, tanto desde el punto de vista económico como del político –e incluso del social–, han surgido.

Ahora, que se está hablando de que el precio de venta se situaría en unos 10 millones de euros, ya ha surgido la primera voz discrepante en la figura del candidato de IU a la alcaldía de Salamanca, Antonio Moreno, que ayer expuso diferentes motivos por los que él se negaría aunque se resumen en la imposibilidad económica que tiene el Ayuntamiento para hacer frente a este gasto sin perjuicio del ciudadano.

Unos argumentos que, con otras palabras, ya han sido utilizados en anteriores ocasiones en las que el estadio apareció como moneda de cambio para sanear la economía del club. La última negativa se remonta a enero de 2008 cuando el presidente Juan José Pascual se reunía con el alcalde Julián Lanzarote y el concejal de Fomento, Salvador Cruz, que le comunicaron las razones para descartar una permuta –única fórmula posible porque la compra a toca teja sí que es imposible–, que habría supuesto la adquisición del recinto deportivo. “Esta permuta implica una pérdida de patrimonio público de suelo imposible de asumir por la institución municipal porque impediría al Patronato municipal de Vivienda desarrollar sus previsiones de construcción de viviendas de protección oficial”. O lo que es lo mismo, el Ayuntamiento aseguraba no tener suelo suficiente para cubrir lo que requería el acuerdo con el club y mantener los planes del Patronato de vivienda.

En aquel 2008 los representantes de los partidos políticos parecían dispuestos a no poner un pero si se garantizaba que la plaza del club no iba a ser vendida –incluso se llegó a especular con diferentes zonas de la ciudad donde se podría llegar a levantar un nuevo estadio–, pero las buenas palabras se toparon con la realidad.

En vísperas de las elecciones municipales de mayo, la directiva del club se ha reunido con los principales candidatos a la Alcadía que han mostrado su disposición a buscar vías que permitan ayudar a la entidad aunque habrá que ver si el recinto entra en cualquier operación –se ha hablado de una compra y posterior alquiler al club–.

Hay que recordar que el estadio Helmántico es un bien que está fuera del término municipal de Salamanca y que el suelo donde está situado es de uso deportivo sin que los diferentes intentos que ha habido por intentar variar ese uso, hayan podido fructificar por la oposición que siempre ha mostrado el alcalde Villares de la Reina, José Martín Méndez.

Ante esta situación, la ampliación de capital parece la segunda medida a intentar antes de tener que acudir a una Ley Concursal, que se quiere intentar evitar.