Vehículos y desescalada: lo que hay que revisar para volver a usar el coche tras el parón de la Covid-19

Consejos para volver a usar tu vehículo: qué revisar, qué averías puedes sufrir, cómo pasar la ITV, saber si tienes el impuesto pagado...

La implantación del estado de alarma y su prolongación en forma de restricciones a la movildiad ha dejado miles de vehículos 'en el dique seco' duranta semana. Más allá de las dos primeras semanas, y limitada por completo la posibilidad de moverse salvo en casos muy concretos, muchos vehículos han pasado bastante tiempo parados en un garaje o, lo que es peor, en la calle, y eso puede tener consecuencias. Estos son algunos consejos para la vuelta a la actividad.

 

Batería. Un elemento fundamental que sufre con las paradas prolongadas. Se puede descargar después de unos cuantos días sin darle uso a nuestro vehículo. Lo mejor es desconectar el cable negro, el negativo, desatornillando el borne de la batería. Así conseguimos que no tenga descargas fuertes por la inactividad y los consumos mínimos. Otra opción es colocar un cargador/mantenedor de batería, pero eso requiere tener donde enchufarlo.

Si no lo has hecho, es probable que te encuentres con una batería descargada que no arranca el motor: te tocará llamas a tu aseguradora, todas tienen este servicio. Miles de vehículos han sufrido este problema. Un operario podrá arrancar tu vehículo. Una vez lo haga, y si la batería no está muy dañada, puede que logres recuperar su uso, pero para ello debes rodar para que se cargue. Si no lo logras, lo mejor es sustituirla.

 

Neumáticos. Lo ideal hubiera sido poder subir su presión antes de dejar parado el vehículo, pero en muchos casos no ha sido posible. Como medida de prevención, convenía ir moviendo el vehículo de posición para que el peso de coche o moto no descanse siemper sobre el mismo punto de la cubierta y la deforme.

Para el regreso, lo primero es comprobar que no tengamos ningún neumático 'en el suelo' por pinchazo o pérdida de presión. La primera visita tiene que ser a tu taller habitual: que te revisen las presiones y el estado de los neumáticos.

 

Gasolina. Lo mejor es haber dejado lleno el depósito mientras tengamos parado el vehículo, ya que se evapora y se vacía, y al vaciarse se pueden producir corrosiones en caso de parada prolongada. Los carburantes, eso si, no se pudren.

 

Funcionamiento. Si  no te has podido arrancar el vehículo de vez en cuando y has hecho un corto trayecto, es momento de hacerlo: ayudamos a que los mecanismos no se agarroten. Es bueno accionar elevalunas, aire acondicionado, ventilación, dirección... Soltar el freno de mano puesto: se pueden 'pegar' las pastillas. 

 

Seguro. Sería una buena opción poder 'congelar' la póliza de seguro mientras no vamos a usar el coche, pero en España no es posible. Por normativa, todo vehículo debe estar asegurado para cubrir la responsabilidad civil: incluso parado en un garaje puede provocar un incidente y hay que estar cubierto. Por supuesto, está prohibido tener el coche parado en la calle y sin seguro. El seguro se hará responsable, en todo caso, de cualquier percance que tengamos estos días, incluso aunque nuestro viaje no fuera de los autorizados.

 

Impuestos. Algunos ayuntamientos han ampliado los plazos para pagar o cargar el impuesto de circulación. Conviene acordarse de ello.

 

ITV. Con el estado de alarma se suspendieron los plazos administrativos, también los de la inspección técnica de vehículos. Si ya nos tocaba, hay que acordarse de pasarla cuando todo esto acabe.

 

Vuelta a la actividad. Es conveniente que, una vez se levanten las restricciones y podamos volver a usar nuestro vehículo con normalidad, revisemos algunos elementos que se han podido deteriorar: correas, líquidos, nivel de lubricante, presiones de los neumáticos, batería si no hemos tomado precauciones... No hacer una simple comprobación puede ser peligroso o provocar una avería.

Noticias relacionadas