Vecinos de la Plaza Mayor y La Antigua se movilizarán por los retrasos de las obras

Polémica. Estudian pedir al Ayuntamiento la devolución de sus impuestos, así como otras medidas de presión para arreglar la zona lo antes posible
C. Bermejo

Alas quejas de los vecinos de La Antigua se han sumado ahora las de la Plaza Mayor. Ambos se reunían para acordar las medidas a llevar a cabo por lo que consideran “una dilatación de las obras de ambas zonas que nos están perjudicando gravemente”.

El colectivo vecinal ha mostrado, una vez más, su disconformidad por la prolongación de unas obras que deberían haber estado terminadas el 31 de diciembre del pasado año 2009. Sin embargo, han sido prorrogadas hasta el 31 de mayo de 2010, en el caso de la calle Rodríguez Vidal, mientras que para el tramo Plaza Mayor-Rodríguez Vidal y calle 29 de agosto todavía no se conocen los nuevos plazos que deberán ser comunicados por la subdelegación del Gobierno.
“Calles destartaladas, con las tuberías a ras de suelo que se hielan por las noches, registros abiertos, calles valladas y sin salida, comercios bloqueados y falta de seguridad para poder caminar por la zona”, fueron algunas de las quejas coincidentes de los vecinos de ambos barrios que se encuentran afectados por las obras que comenzaron el pasado verano.

El concejal de Urbanismo, Juan Tomás Sánchez, ha explicado que “ante las noticias que apuntaban a dificultades económicas de la empresa, el alcalde se ha puesto en contacto con los constructores para corroborar la viabilidad del proyecto, que sigue adelante”. Con respecto a la falta de actividad en las obras durante esta semana, el edil ha explicado que “hasta el jueves pasado el Boletín Oficial de la Provincia no ha publicado la concesión de las obras a esta nueva empresa”.

Protestas ante el Ayuntamiento
Tanto los vecinos como los comerciantes de ambas zonas se han mostrado dispuestos a llevar a cabo movilizaciones y manifestaciones para obligar al Ayuntamiento a encontrar un solución. Incluso los propietarios de algunos comercios anunciaban que si la situación no se soluciona piensan en cerrar. Los propietarios de los bares y restaurantes de la zona critican que “la falta de aparcamientos, las dificultades de acceso y todos los perjuicios de las obras nos están ahuyentando a los clientes”.

Los vecinos estudian pedir al Consistorio la devolución de sus impuestos de circulación y, desde la asociación de la Plaza Mayor piden mayor implicación para tomar el relevo de la presidencia que de manera temporal y tras la renuncia del anterior presidente ha recaído en Isabel Blázquez.

Por su parte, los vecinos de La Antigua dicen no sentirse respaldados por la presidencia de su asociación a quien critican “haberse plegado a los intereses del Ayuntamiento”.