Vaya, vaya... aquí sí hay playa

Con sus sombrillas, su vigilante y hasta patos que se lanzan sin dudarlo al agua... Si la playa no viene a Salamanca, en el barrio del Oeste se montan su particular versión de la costa. Una visión refrescante para jornadas en las que los 35 grados se superan con holgura.