Uxío Da Pena: "La afición del Salamanca ha demostrado que está en las buenas y en las malas con el equipo"

El jugador gallego vuelve por todo lo alto, tras una larga lesión y con las ganas de un niño que quiere volver a jugar "en el equipo de la ciudad". ¿Qué opina del futuro del fútbol? 

Uxio da Pena

Después de meses de recuperación Uxío Da Pena recibió el alta médica el pasado 3 de julio, una noticia que sin duda aumentaba las ganas de la afición charra, así como de todo el club de cara a la próxima campaña, deseada y esperada por cualquier aficionado al fútbol y en este caso al Salamanca C.F. A punto de empezar agosto y rozando la pretemporada con los dedos, afición y club tienen un mirada común. 

 

Las ganas de de llenar las gradas del Helmántico, pese a que el club tan solo puso a la venta 2.000 carnets de socio, consecuencia de las circunstancias que envolverán el comienzo de la temporada 2020-2021, quedaron demostradas con el colapso de la página web del club debido a la cantidad de gente que entró en la misma a primera hora del día, en cuanto se pudo, a las 00:00 h. 

 

Por su parte, la entrevista con Uxío comienza con una pregunta natural y muy simple, ¿qué tal estás? Sin embargo su respuesta, con un marcado acento gallego, refleja esa unión y sentimiento común: "Muy bien y con muchas, muchas ganas de empezar. Deseando llegar a Salamanca". Ahora ya, podemos comenzar con la entrevista. 

 

Hace poco menos de un mes que te dieron el alta tras un largo proceso de recuperación, ¿cómo ha sido precisamente esa evolución durante la cuarentena, cómo has trabajado? "Ha sido complicado, ya que ciertas partes del proceso requerían una serie de ejercicios que dentro de casa eran complicados o imposibles de llevar a cabo. Sin embargo, también ha tenido su lado positivo, como se paró la liga no me he perdido tantos partidos como cabía esperar, así que estoy animado de cara al comienzo de la próxima temporada", señala. 

 

Uxío centra durante un partido frente a Unionistas en el Helmántico (Foto: Arai Santana)

 

 

"Al final llegaré físicamente más igualado con mis compañeros o con rivales, porque ellos tampoco han tenido rodaje durante mucho tiempo, casi cinco meses. Eso sí, siempre es bueno salir de una lesión entrenando para cambiar de temporada. Si hubiese empezado en mayo, hubiera tenido un periodo para coger ritmo de equipo, de esta forma no". 

 

La incertidumbre rodea al mundo del fútbol, ¿cómo se vive en primera persona? "Somos conscientes de que como haya algún rebrote o simplemente uno de los compañeros de positivo el parón será necesario y evidente. Tendremos que adaptarnos a la situación y confinarnos, serían tres semanas y supondría una gran desventaja, por lo que evidentemente habrá que a pesar de la incertidumbre, saber qué es lo más importante, esto es fútbol y la salud prima por encima de ello", recalca. 

 

Concretamente y utilizando la misma palabra, incertidumbre, ¿qué opinas del ambiente que se generó el año pasado dentro del club y qué está por venir dentro del mismo? "Cuando estás dentro del club y vives circunstancias como la del año pasado te puede entrar cierta duda, yo pensaba, a ver si va a ser lo mismo otra temporada más sin un proyecto que convenza del todo. Sin embargo, creo que este año estamos más ilusionados. Los fichajes, tanto de dentro de España, como de fuera son de calidad y pueden aportar mucho sobre el terreno de juego. Puede que me repita, pero estoy muy contento y tengo muchas ganas de empezar y volver a la rutina", explica. 

 

"Salamanca es de la Unión, es del equipo de la ciudad y siempre responde en las malas y en las buenas"

 

Una pieza clave para unir el puzzle del Salamanca CF es su afición, ¿más volcada que nunca? "Yo siempre pongo esta circunstancia en comparación con lo que ocurre en Coruña, porque la gente de allí es del Depor, de la misma manera que Salamanca es de la Unión, es del equipo de la ciudad. Ello conlleva a que la afición se vuelque y colabore, es un esfuerzo tremendo saber que igual no puedes ir a ver a tu equipo al estadio y hacerte socio, pero eso tan solo es un reflejo más de cómo es la afición del Salamanca, responde en las buenas y en las malas", afirma el gallego. 

 

¿Te haces una imagen en tu cabeza de lo que podría ser jugar sin público? "Sí que me la hago, porque al final venimos de equipos que estaban en categorías inferiores y modestas, allí no te iba a ver nadie. Yo jugué en primer regional o segunda y estábamos muchas veces solos. Creo que sería capaz de adaptarme, no se me haría raro, significaría una vuelta atrás, al fútbol más de calle y modesto", resalta Da Pena. 

 

Además, el jugador del Salamanca CF compagina su sueño futbolístico con su carrera, estudió Derecho y está dentro de un bufete de abogados: "A mí el fútbol me llegó bastante tarde, ya había estudiado y empezado a desarrollar mi profesión como abogado. De repente apareció el fútbol y una oportunidad para cumplir el sueño con el que siempre has soñado de pequeño. Eso sí, tenía que compaginarlo, porque sinceramente me siento vacío si al día voy a entrenar tan solo dos horas y no hago nada más. Aprovecho todo lo que puedo las 24 horas del día, pero no varía mucho mi vida ahora mismo, ni mi rutina", finaliza. 

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: