Utilizan tres cuchillos de cocina para robar hasta 400 euros en prendas de Zara y Sfera

Ropa robada (Foto: Policía Nacional)

Tres mujeres han sido detenidas en el Parking de Santa Eulalia (Salamanca) después de quitar las alarmas a varias prendas de diferentes tiendas y llevárselas en una caja precintada de aluminio para no ser detectadas por los arcos de seguridad. 

Agentes de la Policía Nacional han detenido a tres mujeres con edades comprendidas entre los 18 y 28 años, como presuntas autoras de delitos de hurto cometidos en diferentes tiendas de la zona comercial de la calle Toro de Salamanca.

 

Las detenidas forzaban con cuchillos los sistemas de alarma en el interior de las tiendas y luego salían con la ropa escondida sin que saltara el aviso a los dependientes, así hasta llegar al coche, estacionado en un aparcamiento cercano, en el que las tres dejaban las prendas sustraídas.

 

En esta ocasión, los agentes, que realizaban labores de prevención de robos en zonas comerciales de Salamanca, detectaron la presencia de las tres mujeres, una de ellas conocida policialmente por la comisión de hurtos en diferentes establecimientos, por lo que comenzaron a vigilancia.

 

A continuación, observaron que dos de ellas entraban con bolsas en distintas tiendas, mientras la tercera permanecía "deambulando en el exterior, mirando en todas las direcciones e incluso entrando y saliendo de los locales, simulando hablar por teléfono y en actitud vigilante", hasta que las que habían permanecido en el interior salían.

 

Finalmente, se dirigieron hacia el aparcamiento de Santa Eulalia y entraron en un coche, que fue interceptado por los policías, quienes comprobaron que llevaban en el maletero bolsas, una de ellas de cartón y forrada con papel de aluminio para eludir los sistemas de alarma, todas con artículos etiquetados de distintos establecimientos.

 

Además, en la guantera de una de las puertas del vehículo, los agentes localizaron varios sistemas de alarma forzados y un cuchillo de cocina, presuntamente utilizado para romper las alarmas y en la consola central un estuche con otros dos cuchillos iguales que el anteriormente descubierto.

 

Las mujeres no pudieron justificar la adquisición de los artículos y finalmente reconocieron que eran sustraídos, según fuentes policiales.

 

Tras las gestiones realizadas en los diferentes establecimientos, los funcionarios responsables de la investigación constataron que las prendas intervenidas tenían un valor superior a 400 euros.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: