Usuarios piden que se amplíe el horario para conseguir entradas al Pozo de las Nieves

Pozo de las Nieves

Numerosos usuarios salmantinos han mostrado sus quejas por no poder visitar el Pozo de las Nieves ya que el horario para conseguir una entrada se limita a las 9.00 horas de cada lunes. 

VISITAS GRATUITAS POZO DE LAS NIEVES

Sábado: 11.00h. 12.30h y 18.00h

Domingo: 11.00h y 12.30h

Visita gratuita.

Recogida semanal de pases en la Oficina de Información Turística de Salamanca.

Usuarios salmantinos han mostrado su disgusto a tribunsalamanca.com por no poder adquirir una entrada para visitar el Pozo de las Nieves. El trabajo, los niños e incluso cualquier compromiso complican a los ciudadanos y turistas para finalmente, poder acercarse en lunes hasta la Oficina de Turismo para comprar la tan ansiada papeleta. Explican que sólo se ofertan 150 entradas, por lo que lamentan que al ir puedes quedarte sin ellas.  

 

Y es que para nadie es un secreto que desde que se abriera este recurso patrimonial el horario para conseguir los pases es cada lunes anterior al fin de semana en que se quiera realizar dicha visita totalmente gratuita. El Pozo de las Nieves solo abre los sábados a las 11.00, 12.30 y 18.00 horas y los domingos a las 11.00 y 12.30 horas.

 

Con todo esto, los charros solicitan que los días de reparto se amplíen para así poder cuadrar los horarios y disfrutar de un recorrido que se iniciará en el Pozo, para salir a los jardines, donde se podrán contemplar los Siete Picones de la Cerca; entrar en las dependencias hasta los túneles y de nuevo, para finalizar, el Pozo, visto desde abajo.

 

El recorrido permite descubrir uno de los monumentos más peculiares y desconocidos de la Salamanca del siglo XVIII. Junto a la Cerca Nueva de la ciudad se conservan los restos de uno de los más importantes conventos de la Salamanca renacentista, el de San Andrés, conocido como el 'Escorial salmantino' por sus grandes dimensiones y adusto estilo arquitectónico, levantado en el siglo XVI por la Orden del Carmen Calzado. Fue uno de los centros conventuales más importantes de la ciudad hasta su destrucción a mediados del siglo XIX.

 

El Pozo de Nieve constituye una asombrosa construcción en la que nuestros antepasados almacenaban y conservaban la nieve que traían sobre mulos desde las Sierras de Francia y Béjar para convertirla en hielo,que luego aprovechaban para fabricar helados o sorbertes, como conservante o con fines terapéuticos.