Usuarios de MercaSalamanca dejan de pagar al saber que los 'morosos' deben un millón de euros

Los impagos de Pedro Díaz y los empresarios de la ZAC crean un "efecto rebote": la deuda ha subido 220.000 euros en un año porque usuarios que sí pagaban dejaron de hacerlo al conocer que había quien no cumplía.

El impago por parte de un grupo de empresarios de la Zona de Actividades Complementarias (ZAC) de MercaSalamanca ha desencadenado un "efecto rebote" al resto de usuarios de las instalaciones del mercado mayorista. Así lo pone de manifiesto el informe interno sobre el ejercicio 2016 de esta sociedad, controlada por el Ayuntamiento de Salamanca, y que arrastra una situación que los auditores califican como "preocupante".

 

Hace unas semanas, TRIBUNA publicó que un grupo de empresarios debía más de un millón de euros a MercaSalamanca por diferentes conceptos pendientes de abonar. Al frente, el empresario y presidente de la empresa editora de La Gaceta, Pedro Díaz, impulsor de la ZAC, que debe la mitad de ese millón de euros pendiente. La deuda ahoga las cuentas de MercaSalamanca, y obliga al Ayuntamiento y al otro socio en la instalación, la empresa estatal Mercasa, a poner constantemente dinero para atender sus necesidades de financiación, en parte, por esta deuda. Y a pesar de ello, el presidente de la Cámara, Benjamín Crespo, auspició una reunión de estos empresarios con los grupos de la oposición para intentar que respaldaran los impagos.

 

El problema ha sido la actitud de los empresarios morosos de la ZAC. Según desvela el último informe de gestión de MercaSalamanca, los impagos han arrastrado al resto de usuarios. Así, la falta de pago desde hace años ha causado "un efecto rebote generado en ejercicios anteriores el cual viene incrementándose cada ejercicio, puesto que algunos de los usuarios no pagan sus cuotas porque otros no lo hacen". Así lo explica, textualmente, el informe interno, que confirma que usuarios que sí estaban pagando han dejado de hacerlo al tener conocimiento de que los de la ZAC no pagaban, y tampoco tenían que asumir ninguna consecuencia por ello: ha habido que esperar a este año para que se les exija el pago.

 

El resultado es que la deuda ha crecido en más de 220.000 euros sólo el año pasado, una quinta parte del total, que asciende a 1.187.000 euros. Esta deuda es una de las varias dificultades que tiene MercaSalamanca para ser viable, ya que tampoco logra los ingresos que necesita por su actividad, ni vende sus antiguos terrenos ni logran desembarazarse de un pasivo de 22 millones de euros.

 

El informe interno pide poner remedio inmediatamente a la situación con la ZAC para no incrementar ese efecto rebote y que la deuda siga acrecentándose. Hace años que existe el compromiso de tomar medidas, pero nunca llegaban a producirse. De hecho, no ha sido hasta este 2017 que la oposición ha obligado al responsable municipal de MercaSalamanca, Fernando Rodríguez, a dejarse de negociaciones 'amigables' y pasar a la vía judicial para reclamar el pago. Tras un mes de moratoria, fuentes conocedoras del asunto aseguran que las reclamaciones están a punto de llegar al juzgado.