UPyD confía en que la querella "arroje luz" sobre la anterior gestión en Caja Duero

Imagen de la rueda de prensa ofrecida en la sede de UPyD (Foto: Félix Rivas)

La formación magenta ha dado una rueda de prensa para informar sobre este paso dado por UPyD ante los tribunales y que atañe a cuatro antiguos gestores de Caja Duero.

El candidato de Unión Progreso y Democracia a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Rafael Delgado, ha mostrado su deseo de que la querella presentada por su partido este jueves ante la Audiencia Nacional "arroje luz" sobre la gestión de Caja Duero.

 

Delgado ha mostrado el interés de UPyD por "aclarar" qué ha ocurrido en la entidad financiera, de ahí que este partido se haya querellado contra cuatro antiguos gestores del banco que tuvo su sede en Salamanca.

 

En concreto, la documentación se centra en cuatro operaciones inmobiliarias que se llevaron a cabo en torno al año 2008 y que causaron un "quebranto financiero" de unos 166 millones de euros, ha explicado el candidato regional de UPyD.

 

La querella se dirige contra el entonces presidente de Caja Duero, Julio Fermoso; el director de Infraestructura de la entidad, Juan Marcos Marín; el director de Inversiones del Grupo de Negocio, Juan Ramón Sagarmínaga, y el director adjunto, Antonio Sánchez.

 

A todos ellos se les atribuyen un delito de estafa agravada y otro de administración fraudulenta o desleal, ha explicado la candidata a procuradora de UPyD por Salamanca, Águeda Arranz, quien ha estado también en la rueda de prensa junto a Rafael Delgado y el candidato de la misma formación al Ayuntamiento de Salamanca, Óscar Sánchez.

 

Águeda Arranz ha incidido en que las cuatro operaciones se refieren a las compras de un edificio en Marques de Villamagna en Madrid, la Casa de Doña María La Brava en Salamanca y un local en el centro de Valencia, además de la adquisición del 60 por ciento del capital social de una promotora.


En total, según han explicado durante una rueda de prensa en Salamanca, se habría podido producir presuntamente un quebranto de 166 millones de euros tras unos procesos en los que "se ocultó información financiera que desaconsejaba" los "sobrecostes" pagados en estas operaciones, que iban acompañados de reformas de los inmuebles comprados con pagos por encima de lo presupuestado inicialmente y de comisiones.

 

Rafael Delgado ha incidido en que, tras estos procesos, llegaron emisiones de preferentes y de deuda subordinada y la "ocultación" presuntamente de estas cuatro operaciones, que podrían ser más, según sus palabras.

 

Ante esta situación, los tres representantes de Unión Progreso y Democracia han insistido en que esta querella es el "comienzo" de un proceso que se puede alargar en el tiempo y que puede dar lugar a nuevas "averiguaciones", ya que tienen "más información" que no se ha incluido por dar a la justicia una querella "muy concreta" sobre la que poder empezar a investigar en torno a la gestión en la caja durante los últimos años de la pasada década.