Unos juguetes muy bien recibidos

La Fundación Inés Luna Terrero hace entrega de material de ocio y educativo por valor de 8.600 euros
La asociación de Padres, Familiares y Amigos de Niños Oncológicos de Castilla y León (Pyfano) ha recibido en Salamanca una remesa de juguetes que se destinará a terapias y ocio para los niños de la asociación.

La entidad que ha donado los juguetes ha sido la Fundación Inés Luna Terrero, que preside el actual subdelegado de Gobierno en la provincia, Jesús Málaga, quien ha indicado que esta ayuda, por valor de 8.600 euros, se suma a otras que se llevan a cabo con distintas asociaciones sin ánimo de lucro y con las dos universidades de Salamanca.

Málaga ha explicado que la Fundación ha colaborado con más de un millón de euros en los últimos años, cuyos destinatarios varían dependiendo de la selección que hace cada año la comisión, formada por distintos responsables de las entidades del patronato.

Según la responsable del área Social de Pyfano, María Martín, los diferentes juguetes y otros materiales educativos y de ocio se destinarán al programa socioeducativo, que cuenta cada año con una decena de niños.

María Martín ha señalado que la asociación computa cada año unos 25 nuevos casos de cáncer en menores de la provincia, con cuyas familias se pretende colaborar para ayudarles en las necesidades que puedan tener.

FUNDACIÓN INÉS LUNA TERRERO

La familia Luna Terrero ha sido de las más ricas e influyentes de la provincia de Salamanca a lo largo de su historia. Uno de sus miembros más conocidos fue Inés Luna Terrero.

Inés Luna Terrero nació el 2 de julio de 1885 en Bagneres de Luchon (Francia). Era hija de Carlos Luna Beovide, la persona que trajo la energía eléctrica a Salamanca, e Inés Terrero. Estableció su residencia en la Finca El Cuartón (Traguntía –Pozos de Hinojo-) y pasó allí gran parte de su vida, aunque realizaba escapadas de forma frecuente a Madrid, Francia, Inglaterra e Italia.

A su muerte en Barcelona el 8 de febrero de 1953, el Estado se hizo cargo de sus bienes y con parte de ellos se creó una Fundación Benéfica que se denominó Fundación Inés Luna Terrero.