Unionistas recupera la sonrisa con una victoria tan merecida como trabajada en Cebreros

Importantísima victoria de Unionistas en su visita a la Cebrereña (0-2) gracias a los goles de Abad y Carlos López. Se vuelve a sumar de tres en tres y además se recupera el liderato. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

CEBREREREÑA: Marcos, Mario H., Juanma, Ruba, Super, Perdi, Víctor, Julio (Garrido, min. 75), Chino Zapatera (Diego Quirós, min. 75), Mayonga, Terleira. 

 

UNIONISTAS DE SALAMANCA: Molina, Obispo, Flórez, Antonio León, Eslava, Arroyo, Cristo (Piojo, min. 70), Razvan (Carlos López, min. 80), Manjón, De la Nava (Jorge Alonso, min. 75) y Abad. 

 

ÁRBITRO: Néstor Holgueras Catellanos. Cartulina amarilla a los locales Zapatera, Terleira, Víctor y  a los visitantes Ravzan, Antonio León. 

 

GOLES: 0-1, min. 68, Diego Abad. 0-2, min. 90, Carlos López. 

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 28 de Liga disputado en el campo El Mancho de Cebreros. 

Después de semanas de dudas y de resultados que no han sido precisamente los perseguidos, Unionistas se presentaba en Cebreros consciente de que por bueno solo iba a dar un resultado de victoria y eso que se medía a un rival que se hace muy fuerte en su feudo aprovechando las condicionantes que aprovecha El Mancho.

 

Un campo que no está en las mejores condiciones que encima en las últimas semanas ha sufrido los rigores del tiempo. De hecho las lluvias caídas en los últimos días habían hecho duda incluso de que el choque se pudiera disputar pero finalmente no hubo problemas y Cebrereña y Unionistas saltaron al terreno de juego. 

 

El partido se planteó tal y como cabía pensar a priori. Con Unionistas llevando la responsabilidad del mismo y la Cebrereña esperando alguna salida a la contra o algún envío que pudiera aprovechar su espigado delantero Terleira que se las tuvo durante el duelo con Antonio León.

 

A las circuntancias del duelo se adaptó inicialmente mejor la Cebrereña que sumó las primeras oportunidades de peligro con disparos desde distintas zonas de la frontal del área que no se fueron entre los tres palos aunque al cuarto de hora Molina tuvo que sacar de manera eficaz los puños para evitar males mayores.

 

Necesitaba Unionistas sacudirse el dominio y lo consiguió a partir del minuto veinte con claridad. Tocó a la revolución Ravzan con un disparo muy peligroso que se marchó ligeramente desviado después de recogerlo tras una buena dejada de Abad con el pecho.

 

El rumano tenía mucha presencia en el juego y con él y crecimiento del protagonismo de Cristo, Unionistas comenzó a sentirse cada vez más cómodo sobre un campo que tampoco permitía demasiados lujos. El punta lo intentó también antes de que a la media hora de partido llegara la oportunidad más clara en las botas de Ravzan que soltó un gran chut con la zurda y envió el balón al travesaño. 

 

Unionistas había cogido ritmo pero hasta el descanso no pudo hacer mucho más porque el juego se perdió entonces en continuas faltas e interrupciones que favorecían la suerte de la Cebrereña que se sacudía así de la presencia de su rival alrededor de su área justo antes de llegar al descanso. 

 

Comenzó el segundo tiempo y con él cada vez más la sensación de que había que aprovechar la ocasión que se tuviera porque cada vez se hacia más complicado jugar. Siguió mandando Unionistas y tuvo un amago de celebración con un tanto que fue anulado por el colegiado antes de que llegara 'el de verdad', el tanto con el que se adelantaba el equipo salmantino merced a un enorme acción personal de Victor Abad que acabó con un chut duro y seco que llevó el balón al mismísimo hueco entre la escuadra y el palo para hacer el 0-1. 

 

Un gol importantísimo que había que guardar como oro en paño y, si era posible, ir a por el segundo que estuvo cerca con remate de Isaac Manjón, a cuarto de hora del final, que envió el balón al travesaño. No quería disgustos de última hora Unionistas así que siguió insistiendo en la búsqueda de la sentencia y encontró recompensa a su gran trabajo con el segundo tanto que llegó gracias a la perseverancia de Carlos López que firmó el tanto que devuelve la sonrisa y el liderato a Unionistas.