Unionistas no se hace justicia en el área

Los jugadores de Unionistas celebran el gol marcado al filo del descanso (Foto: Arai Santana)
Ver album

Unionistas empata a un gol ante el Celta B en un partido en el que merece mucho más. Hasta cinco ocasiones clarísimas en el segundo tiempo que no pudo aprovechar y vuelve a sumar un punto. 

En la previa había reconocido Roberto Aguirre que había muchas posibilidades de que el equipo saliera ante el Celta B con el mismo once inicial que alineó ante el Internacional. Tenía crédito por los primeros 45 minutos que realizó en el campo madrileño y era lo lógico, también hay que decirlo, teniendo en cuenta la situación de la plantilla con numerosas bajas y entre ellas varios jugadores que en situación normal podrían estar de inicio.

 

Así que la misma idea que hace una semana y también la misma intención, salir a por el partido con verticalidad y, de hecho, a los veinte segundos de partido llegó el primer disparo a puerta después de que Jorge se pudiera revolver solo en el área para chutar. No pudo colocar bien el cuerpo y quizás facilitó que el portero pudiera reaccionar y despejar el esférico. Un buen comienzo con presencia en el área visitante aunque a partir de ese momento lo de pisar área con peligro se convirtió en un trabajo de orfebrería.

 

El Celta B sin balón se echaba descaradamente atrás. Con dos líneas muy juntas, acumulaba a sus once hombres en su propio campo cuando Unionistas atacaba dejando sus opciones ofensivas a despliegues rápidos cuando recuperaba el esférico buscando pillar a su rival fuera de posición. Ni uno ni otro concedían y avanzaba el reloj sin que se pudieran contabilizar jugadas de peligro. 

 

El duelo avanzaba, como pasa con muchos de esta categoría, dejando la sensación de que solo una aparición puntual o una acción a balón parado podía variar su dinámica. Cendrós dio el susto al quedar tendido en el suelo después de quedarse clavado y pidiendo el cambio con gestos claros de dolor en su rodilla. Siguió en juego pero a la larga fue para peor porque antes del descanso, y ya con 0-1 en el marcador, volvió a quedarse clavado y ya sí tuvo que ser sustituido. 

 

Cendrós atendido sobre el césped (Foto: Arai Santana)

 

Antes de eso lo intentó Góngora con un par de disparos desde lejos que atajó bien el portero visitante y en esas transcurría el juego, de manera insulsa, cuando el Celta B consiguió hilvanar por primera vez una jugada, esa acción aislada que buscaba, y sacó el máximo rendimiento. Una buena combinación que dejó a Pampín solo ante Molina para no dudar y hacer el 0-1. El tanto y la lesión de Cendrós helaron el ambiente en Las Pistas, aunque antes del descanso los locales lo volvieron a intentar con otro disparo de Góngora que esta vez retuvo el guardameta en dos tiempos. 

 

El choque olía a descanso pero por una vez la fortuna sonrió al equipo que más la tentaba y después de un saque de esquina forzado por Navas, por cuya banda se atacó buena parte de ese primer tiempo, llegó el tanto. Tocó Góngora, intentó llega Ribelles y el que la tocó fue un zaguero que la mandó al fondo de la portería. 

 

Navas, le dio profundidad al ataque de Unionistas (Foto: Arai Santana)

 

Que Unionistas de Salamanca no consiguiera marcar en la reanudación solo se puede achacar a esa pelea con el gol en la que parece meterse el equipo a rachas durante los partidos. Decir que tuvo cuatro clarísimas, de las que se meten el 80 por ciento de las veces que se dan, en siete minutos no es exagerar ni un ápice. De cabeza, con el pie... Jorge, Manjón y De la Nava, tres hombres a los que le gol no le es ni mucho menos ajeno no pudieron concretar. 

 

Con los locales volcados el peligro del Celta B a la contra era evidente y ahí, a media hora para el final, una aparición de Manjón para despejar un disparo fue provindencial porque llegaban tres visitantes con solo dos hombres a la defensa. El desgaste a esas alturas ya era evidente porque se había corrido, y mucho. 

 

El primero en caer aparentemente 'tocado' fue Navas -junto a Ayoze de lo mejor de los locales-, entrando Unai en su lugar para afrontar el último tramo del choque. Veinte minutos para buscar ese gol que diera los tres puntos merecidos hasta entonces o para intentar guardar uno ante un rival que sabe esperar y aprovechar su velocidad en llegadas puntuales. 

 

Y otra vez Jorge, ya en 80, tuvo el 2-1 en sus pies y de los pies se la arrebató el portero del Celta B. Todo en una acción que el jugador de Unionistas peleó hasta llevársela frente a su par y ganar el área para quedarse en un mano a mano con el portero. En vez echarla larga intentó el recorte y el meta se la arrebató de los pies. Fue su última acción antes del cambio y justo antes de que Admonio evitara males mayores en su árae tras una recuperación que arrancó los cánticos de la grada. 

 

Al final, ya con el equipo agotado y sin referencias por fuera para llegar al área visitante, Unionistas lo intentó pero sin más fruto. No pudo hacerse justicia nada más empezar la segunda parte y al final toca conformarse con un punto. 

 

FICHA DEL PARTIDO

UNIONISTAS DE SALAMANCA: Molina, Pau Cendrós (Ayoze, min. 39), Góngora, Admonio, Adrián Llano, Jorge Hernández (Juanmi, min. 82), Iván Robles, Javi Navas (Unai, min. 71), Isaac Manjón, De la Nava y Ribelles. 
CELTA B: Iván, Manu, Alende, Ros, Rai, Pampin, Jacobo, Alex Serrano (Molina, min. 55) , Aaron (Solís, min. 55), Iván Salvador y Pastrana.
GOLES: 0-1, min. 33, Pampín. 1-1, min. 45, en propia puerta. 
ÁRBITRO: Alberto Fuente Martín (colegio cántabro). Tarjeta amarilla a Adrián Llano, Cendrós, Ayoze de Unionistas y a Iván Salvador, del Celta B. 
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 10 de Liga del grupo I de Segunda División B disputado en Las Pistas del Helmántico. 

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: