Unicaja Banco garantiza la continuidad de la Fundación Caja Duero y sus programas culturales tres años más

Presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga; el Presidente de la Fundación Caja Duero, José María de la Vega; y el Vicepresidente Primero de la misma, Carlos García Carbayo

El Presidente de Unicaja Banco, el Presidente y el Vicepresidente Primero de la Fundación Caja Duero rubrican un convenio que tiene por objeto mantener y desarrollar las iniciativas de la Fundación.

Unicaja Banco ha renovado su compromiso con la Fundación Caja Duero para colaborar económicamente durante tres años en el sostenimiento de sus actividades. De esta forma se garantiza la continuidad de esta Fundación y el impulso de sus programas culturales, centrados, fundamentalmente, en la promoción de las artes plásticas, a través de cursos de dibujo y pintura, así como talleres de fotografía.

 

El mantenimiento de este apoyo ha sido rubricado en Salamanca entre el Presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga; el Presidente de la Fundación Caja Duero, José María de la Vega; y el Vicepresidente Primero de la misma, Carlos García Carbayo.

 

Desde la integración de EspañaDuero en 2018, las actividades de la Fundación Caja Duero cuentan con el respaldo económico de Unicaja Banco, expresado a través de un convenio que manifiesta su apoyo a la esfera social y cultural de esta entidad de ámbito fundacional, y que ahora se renueva y fortalece, potenciando el compromiso de Unicaja Banco con la sociedad salmantina. Un compromiso que se enmarca dentro del histórico arraigo en Castilla y León, uno de sus territorios de origen en el que la entidad es referente, y que continúa como una de sus principales zonas de actuación.

 

Precisamente a comienzos de 2019 la Fundación Caja Duero se sumó a las actividades desarrolladas en Castilla y León por el Proyecto Edufinet de educación financiera, una iniciativa impulsada por Unicaja Banco y la Fundación Unicaja. Edufinet, que cuenta con una trayectoria de casi 15 años, nació con el objetivo de fomentar la educación financiera de los ciudadanos, en claro seguimiento de las recomendaciones marcadas por la OCDE así como por diversos organismos nacionales e internacionales.

 

La Fundación Caja Duero comenzó su andadura en 2005 en el seno de la anterior Caja Duero. Durante el presente curso más de 250 alumnos, entre niños y adultos, asisten a las clases de dibujo y pintura que se imparten en la histórica sede de la Escuela de San Eloy. Además de organizar talleres de fotografía y conferencias sobre distinta temática, la Fundación Caja Duero custodia y gestiona la Casa-Museo Zacarías González, así como el legado artístico que aglutina una buena parte de la extensa obra pictórica de este prestigioso artista salmantino, ya fallecido.

 

Asimismo, colabora con el Coro Ciudad de Salamanca mediante la cesión de las salas de ensayo y espacios de trabajo para que esta agrupación musical, que fue originalmente creada por la Fundación, pueda continuar su labor de formación musical a más de 150 niños, jóvenes y adultos.

 

La Fundación es igualmente titular de la Sala de San Eloy, uno de los espacios expositivos de mayor prestigio de Castilla y León, en el que se desarrollan de manera temporal muestras de diferente contenido, organizadas habitualmente en colaboración con otras instituciones. Actualmente alberga la colección Terracota Warriors, que se podrá visitar hasta el 16 de febrero.

 

A lo largo de sus 15 años de existencia, la Fundación Caja Duero ha desarrollado, además de las mencionadas, un amplio espectro de actividades dentro del arte, la música, las nuevas tecnologías, los estudios sociales y los foros de debate.

 

 

 

Comentarios

Sindicalista 12/02/2020 13:43 #2
Azuaga espabila, te has dejado embaucar por Chema de la Vega. En cuanto tenga una oportunidad tratará de usurpar tu puesto y de hundirte sin ningún escrúpulo.
Empleado 12/02/2020 13:21 #1
Mucha firma de Convenios, pero sólo buscan publicidad. Gastan 50 millones en la zona de Málaga y aquí migajas, aprender de Caixa. Unicaja Banco ha desmantelado los servicios centrales obligando a los empleados a bajar a Málaga rompiendo familias, para trabajos que se podían realizar a distancia, por no hablar de los despidos encubiertos realizados durante el último año . Aunque todo esto no es extraño viendo al personaje que aparece en la foto, José María de la Vega, un empleado mediocre que sólo ha buscado su interés particular y el de sus amigos.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: