Unas navidades en la residencia de mayores: "Aquí somos felices y a los Reyes Magos les hemos pedido salud"
Cyl dots mini

Unas navidades en la residencia de mayores: "Aquí somos felices y a los Reyes Magos les hemos pedido salud"

Las navidades suponen una fecha especial en el calendario, normalmente para bien, la familia se une con el fin de vivir una de las épocas más frías, pero al mismo tiempo más calurosas de todo el año. ¿Cómo serán este año las navidades en las residencias de mayores? 

El optimismo y la felicidad recorren los pasillos de una residencia, que de puertas para adentro, trata de vivir con la mayor normalidad posible una pandemia que se ha hecho muy cuesta arriba. Entre regalos de navidad, la caja de los deseos, el árbol y múltiples fotografías, las personas que integran la Residencia de la Vega esperan las navidades, conscientes de que serán diferentes, pero también de la necesidad de que sean así para poder disfrutar de sus familiares el día de mañana.

 

Salud ha sido la palabra más utilizada para pedir en palabras un deseo que sobrepasa este año a cualquiera. Las cartas a los Reyes Magos en la Residencia de la Vega demandan algo por encima de todo, disfrutar de familiares y amigos, sin distancias de seguridad de por miedo y mirando más allá de la mascarilla. Poco se les puede decir, con una larga vida a sus espaldas, no recuerdan algo parecido, pero todos concuerdan en que no han elegido un lugar mejor para poder pasarlo. Su residencia, ahora hogar, que trata de hacerles olvidar de todo lo que se vive fuera. 

 

Iluminada, Geno, Rosa, Eleuterio, Manuela y Alfonsa, son los seis residentes que atendieron a Tribuna para contar su experiencia y reflejar su opinión con respecto a unas fechas tan señaladas. A todos les encantaría estar cerca de sus seres queridos, pero lejos de lo que cabía esperar, todos afrontan con ilusión poder vivirlo en la Residencia. Sea porque lo entienden como un regalo el estar un año más disfrutando de la Navidad, o porque las actividades les hacen olvidar de todo cuanto ocurre fuera, estas han sido sus respuestas:

 

Iluminada, confiada con la llegada de la vacuna, no para decir lo "contenta" que está de vivir en este lugar, pese a que cuando ve a sus familiares los recuerdos vuelven a su cabeza y la tristeza invade su pensamiento, desvorda una felicidad legible a través de sus ojos. Por su parte, Geno se enfrenta a sus primeras familiares fuera de casa, considera que era necesario, pero no por ello deja de ser duro y complicado vivirlas lejos de los suyos. 

 

Foto: Arai Santana

 

Rosa, por otro lado, acompañará a sus compañeras dentro de la Residencia, con ganas de vivir todas las actividades que les han preparado, recalca también que serán muy diferentes, pero no por ello deben dejar de ser eso, navidades. Asimismo, Eleuterio, echa de menos el ambiente que envuelve la Navidad, pero para él es un día más, ¿y por qué no todos los días pueden ser vividos como Navidad? 

 

Manuela, una de las más mayores, sigue teniendo un corazón de lo más joven. ¿Qué es lo que más va a notar? La fiesta y luego ya los besos a sus familiares. Eso sí, le ha escrito la carta a Sus Majestades los Reyes Magos y en mayúsculas para que se vea bien, ha pedido un único deseo: SALUD: "Para que vamos a pedir más, si tenemos de todo aquí". Alfonsa, por último y recién incorporada, califica como duras estas navidades, a pesar de tener a su marido con ella, no podrá ver a sus hijos, eso sí disfruta de cada llamada de los suyos como si fuese la primera. 

 

Los grandes artífices de estas palabras son los trabajadores, Pedro el psicólogo, Ana la animadora, Cami la enfermera, Rosa la gobernanta y Tensi la trabajadora social, ponen voz a todo el equipo humano que forma la Residencia de la Vega, un equipo que precisamente este año estará en navidades junto al resto de residentes para dar lo máximo a éstos. 

 

Además, todos aquellos que así lo deseen podrán salir en navidades, pero siempre con unas consecuencias, deberán hacerser un PCR antes de entrar, para posteriormente estar varios en días en las salas destinadas a la cuarentena y, posteriormente, volver a realizarse un test de antígenos. Cualquier medida es poco, pero también serán pocos los que decidan traspasar las puertas de la Residencia de la Vega. 

 

Antes podían ir familiares, ahora no, pero lo que estas navidades han traído a la Residencia es una nueva familia más unida que nunca. 

 

Foto: Arai Santana

 

 

 

Residencial la Vega (Foto: Arai Santana)

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: