Unanimidad en el pleno para exigir a la Junta medidas contra la saturación de centros de salud de Salamanca
Cyl dots mini

Unanimidad en el pleno para exigir a la Junta medidas contra la saturación de centros de salud de Salamanca

Centro de salud Elena Ginel de Tejares.

Los grupos políticos se unen para pedirle a la Junta medidas para rebajar la saturación de los centros de salud con más presión de la ciudad.

Los grupos políticos del Ayuntamiento de Salamanca han aprobado un acuerdo unánime para instar a la Junta de Castilla y León a que se doten con personal adecuado los centros de salud más colapsados de Salamanca, los de Capuchinos, Elena Ginel de Pizarrales y Pizarrales-Vidal "para conseguir un equilibrio en la ratio consulta médico diario" y lograr unas cifras aceptables. Algo en lo que Sacyl ya trabaja con el reequilibrio de medios sanitarios (médicos y enfermeros) en los centros de salud más sobrecargados, y que ya se ha notado.

 

La presión asistencial es uno de los indicadores que más preocupan a Sacyl, y en Salamanca está por las nubes. Al menos, así ha sido hasta ahora, cuando las primeras medidas para equilibrar esta situación están empezando a surtir efecto en toda la provincia. Así se desprende de los últimos datos publicados por Sanidad en su portal web y que confirman que la decisión de dotar más médicos a los centros más saturados ya se percibe.

 

Hace unas semanas, Sacyl dio a conocer los datos del Observatorio de Salud de Castilla y León sobre atención primaria. En ellos se informaba del número de pacientes, tarjetas y médicos por un lado, y del número de consultas, por otro, que se atendían en cada centro de salud. En el caso de Salamanca, los más saturados eran los de Tejares, Capuchinos y Pizarrales que llegaban a superar en algún caso los 40 pacientes por día y médico. Esta cifra, y la global de la capital y provincia, convertían a Salamanca en una de las zonas con mayores problemas de saturación.

 

Ahora, y según los nuevos datos, esa situación ha empezado a corregirse. La decisión de dotar más médicos en los centros con más acumulación de tarea ha tenido un efecto casi inmediato, complementada con la reorganización habitual de medios para reequilibrar las cargas de trabajo en los consultorios más saturados. El resultado es que 26 de los 36 centros de salud de la provincia, dos de cada tres, han logrado rebajar en el tercer trimestre de 2019 el número de consultas por día y médico con respecto al segundo trimestre, en el dato de atención de médico de cabecera.

 

Pero lo más importante es que la mejora llega a aquellos que estaban especialmente saturados o que tienen unas cifras más altas de tarjetas asignadas. En el caso de la capital, once de los trece centros de salud, el 80%, han reducido su presión asistencial entre el segundo y el tercer trimestre. Y se ha notado en los que tenían más problemas. De hecho, la presión asistencial en los centros de salud de la capital ha bajado de 33,2 pacientes por día y médico a 31 en un trimestre.

 

Así, el centro de salud Elena Ginel de Tejares (10.447 tarjetas, 1.767 por médico) alcanzaba los 36,9 al día en el segundo trimestre de 2018, y llegaron a 40,5 en el primer trimestre de este año; ahora, se queda en 36 por día y médico. El centro de salud de Capuchinos, con 1.749 tarjetas por médico para una población total de 9.777 personas), llegó a las 36,9 consultas diarias por médico en el segundo trimestre de 2019 y ahora está en 31,5. En presión asistencial destaca también el centro de salud de Pizarrales-Vidal, con 1.633 tarjetas por médico, menos que Tejares y Capuchinos, pero 39,8 consultas por médico al día (llegó a 41,4): ahora está en 38,7 consultas por día y médico.