Una vacuna ensayada en sanitarios sanos con mayor protección para expuestos a la hepatitis B: "Es más potente que las convencionales"
Cyl dots mini

Una vacuna ensayada en sanitarios sanos con mayor protección para expuestos a la hepatitis B: "Es más potente que las convencionales"

El jefe del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca e investigador en el Ibsal, José Lorenzo Bravo Grande, asegura que esta vacuna es una alternativa para profesionales sanos que no respondían a la tradicional.

El jefe del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca e investigador en el Ibsal, José Lorenzo Bravo Grande

En plena pandemia Covid hay enfermedades que siguen enfermando y acabando con la vida de cientos y miles de personas. Es por ello, que los investigadores no cesan en esfuerzos y han conseguido demostrar que una vacuna contra la hepatitis B (una enfermedad que en algunos casos no se llega a conseguir la inmunidad), puede ser aplicada con gran éxito a individuos sanos. En medicina lo que parece evidente hay que demostrarlo.

 

Un ensayo realizado en el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, promovido por el Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL), y con el apoyo de la Plataforma SCReN, ha demostrado que la vacuna Fendrix "puede proporcionar una protección adicional" a los trabajadores con mayor exposición al virus de la hepatitis B.

 

Lo cuenta el jefe del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca e investigador en el Ibsal, José Lorenzo Bravo Grande, quien explica que "ya está comercializada desde hace mucho tiempo pero ahora puede ser de utilidad en muchos colectivos". Todo comenzó en 2009, por aquel "entonces me hice una pregunta, ¿por qué no se pueden beneficiar los trabajadores sanitarios que no han respondido a dos pautas completas de dosis de la vacuna convencional". 

 

 

En aquel momento, "sólo la podían prescribir los nefrólogos para enfermos en Hemodiálisis, recientemente se ha extendido a enfermos de VIH, por lo que no se había descrito su aplicación para personas sin ningún tipo de patología". La idea era ofrecerle una opción de protección a profesionales sanitarios muy expuestos y que no respondieron a la vacuna convencional.

 

Los resultados del estudio llevado a cabo entre abril de 2018 y octubre de 2019 determinaron que 64 de los 67 profesionales a los que se le administró esta vacuna (Fendrix) adquirieron inmunidad frente al virus (el 94,02 por ciento). La vacuna que contiene un antígeno de la superficie del Virus (Ag HBS), fue testeada en 67 trabajadores entre 18 y 64 años del Sistema Nacional de Salud (SNS) cuyos niveles de anticuerpos frente al virus eran "mínimos" tras recibir la vacuna convencional.

 

"La vacuna es idéntica a la vacuna convencional, obtenida por ingeniería genética, es novedosa ya que ha ido evolucionando a lo largo de los años. La diferencia es que tiene un adyuvante, que se llama lípido A, que hace que se presente de una forma más visible al sistema inmunitario de cada persona e identifique que tiene que fabricar respuesta protectora ante ese antígeno que se está presentando, sirve para ayudar a rescatar a ese colectivo de personas que no han respondido", ahonda.  

 

Asegura que no debería circunscribirse sólo para sanitarios, "también podría ser para no sanitarios, cuerpos y fuerzas de seguridad, funcionarios de prisiones, todos aquellos que están expuestos a poder contagiarse. La extensión de esta vacuna incluye a otros muchos colectivos, es lo que pretendemos indicar fuera de la ficha técnica del producto"

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: