Una tormenta anega Lumbrales y provoca hasta siete incendios

Daños. Las fuertes lluvias afectaron a toda la zona del Abadengo obligando a cortar varias carreteras
S. G. P. / m. c.

La lluvia regresó ayer con fuerza a Salamanca provocando inundaciones en el municipio de Lumbrales. La tormenta calcinó además una vivienda de Montejo y provocó hasta siete incendios en una sola tarde, sin embargo pasó sin incidencias por la capital. Aunque sin graves daños, algunos vecinos de Lumbrales se vieron ayer sorprendidos por la tromba de agua y granizo que como consecuncia de la tormenta anegó las calles, lo que obligó a que en la zona del paseo de la Estación, por debajo de confluencia con la plaza de la Alegría, tuvieran que instalarse pequeñas barricadas para encauzar el agua.

Estas fuertes lluvias afectaron a toda la zona del Abadengo provocando cortes en las carreteras. Por otro lado, la fuerte tormenta eléctrica que cayó a lo largo de la tarde provocó un incendio en una vivienda en el municipio de Montejo, lugar al que acudieron los Bomberos de la Diputación de Salamanca para sofocarlo. El fuego se inició sobre las 17.30 horas por un rayo que cayó en la vivienda, que se encuentra aislada, próxima al pantano de Santa Teresa. Como consecuencia, la casa quedó totalmente destruida, aunque su dueño pudo salir sin que el rayo le provocara heridas.

Los bomberos de la Diputación tuvieron ayer un total de siete salidas a causa de los incendios provocados por los rayos. El primero de ellos, a las 7.20 horas, tuvo lugar en Peñaparda, tres horas más tarde, a las 10.10, recibieron otro aviso de Martín de Yeltes. A las 10.49 el fuego se inició en Colmenar de Montemayor y a lo largo de la tarde, entre las 13.20 y las 17.05, los bomberos tuvieron que sofocar otros cuatro fuegos en Aldeacipreste, Molinillo, Villasrubias y Amato de Alba. Todos los fuegos se extinguieron sin incidencias, y en cada uno se quemó un total de 0,05 hectáreas de pasto.