Una simple extracción de sangre: ser donante de médula es más fácil de lo que se cree

Flori Zancas y Patricia Balboa Losada (Foto: De la Peña)

El trasplante de médula ósea puede ser la única esperanza no solo para algunos  enfermos de leucemia, sino también de otras múltiples patologías. El proceso para ser donante, al contrario de lo que muchos piensan, es sencillo, rápido e indoloro. Así lo explica la médico del Servicio de Hemoterapia de Castilla y León en Salamanca, Patricia Balboa Losada.

 

MÁS DATOS

 

HORARIO (Paseo de San Vicente nº58)

- Lunes, martes, miércoles, jueves y viernes

De 10.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 21.00 horas.

- Primer y tercer sábado de mes

De 10.00 a 14.00 horas.

También se desplazan por la provincia, para saber dónde están solo hay que entrar en la web www.centrodehemoterapiacyl.es

La donación de médula ósea tiene la particularidad de ser un 'trámite' sencillo y rápido, que permite dar vida, en vida. Se trata de una única donación, hecha por una persona que dona un órgano (la médula ósea,donde se encuentran las células madre necesarias para el trasplante) que se regenera por completo pocos días después de la donación. Pese a esto, poco se sabe de los requisitos necesarios para formar parte del registro nacional de células progenitoras hematopoyéticas (CPH).

 

Claro está que uno cree que nunca va a necesitar acudir a un banco de donantes de médula. Pero a veces la vida se empecina en hacernos pasar por situaciones por las que jamás querríamos estar. 

 

Lejos de lo que pueda parecer, esta no es una intervención complicada. Una extracción de sangre basta para salvar vidas. No existen demasiados requisitos, excepto el imprescindible de estar sano y se puede ayudar a una persona de cualquier parte del mundo.

 

Así lo transmite la doctora del Centro de Hemoterapia de Castilla y León en Salamanca, Patricia Balboa Losada. "El proceso de donación de médula ósea es muy sencillo, pero muy comprometido. Cuando alguien se hace donante de manera voluntaria significa que estará dispuesto a dar células madre de la sangre, cuando un paciente compatible las necesite".

 

donacion medula hospital virgen vega

Por lo tanto, antes de convertirse en donante, la doctora quiere insistir en la necesidad de informarse antes de inscribirse y dejar claro que se trata de una ayuda anónima y altruista, "un compromiso propio y ajeno, y, muchas veces, la única opción de sobrevivir de muchas personas". Pero lo más importante, "es dar vida", explica.

 

¿Cuáles son los requisitos para ser donante?

 

Es obligatorio tener entre 18 y 55 años y no haber padecido ninguna enfermedad grave o transmisible. El candidato deberá en primer lugar informarse, ya sea personalmente con un profesional del Centro de Hemoterapia, o bien, a través de internet  (Puedes consultar el mapa y los teléfonos de contacto que ofrece la Fundación Josep Carreras) . "Este será el momento para aclarar dudas sobre el proceso. Si se está de acuerdo con todas las condiciones, deberá firmar un documento de consentimiento y someterse a una analítica". Esta determinará más tarde si es compatible o no con un receptor. "Estos datos se comparten con los registros internacionales", añade la doctora.

 

La extracción de la muestra y la firma del consentimiento, puede realizarse simultáneamente a una  donación de sangre en cualquier  punto fijo de extracción del  CHEMCYL (en nuestro caso  Hospital Virgen Vega), o bien sin movernos de nuestra casa, tras recibir por correo un kit para tomar una muestra de saliva.

 

¿Cómo se extraen las células madre?

 

Existen dos procesos. El primero es el de la donación directa de la médula ósea, que se extrae a través de punciones aspirativas en la pelvis. Se precisa de anestesia (general o epidural) y de un ingreso hospitalario de unas  24 horas.

 

El segundo método es la obtención de células madre de sangre periférica,proceso similar a una donación de sangre (en la actualidad supone aproximadamente el 80% de los casos). Al voluntario se le inyecta un medicamento durante cuatro o cinco días antes de la intervención: la sangre es extraída, se separan los componentes que se necesitan, y el resto es devuelto al cuerpo del donante. Éste no deberá ser ingresado.

 

 

Kit por correo

 

Otra de las medidas evita que el donante se tenga que desplazar a un banco de sangre y se haga un análisis, le permite facilitar la misma información sin salir de casa.

 

Simplemente tendría que mostrar su interés a través de una página web y recibiría en su casa todos los elementos necesarios para ello: Un bastoncillo para frotarse la lengua y un envoltorio en el que depositarlo para enviarlo de nuevo al organismo que almacenará las muestras y que, en el caso de Burgos, Palencia, Soria y León estará en el País Vasco.

 

 

 

Los residentes en Ávila, Segovia, Zamora, Valladolid y Salamanca lo enviarán al complejo asistencial de la capital charra. Y todo ello sin pagar un céntimo, porque el centro receptor correrá con los gastos.

 

 

En este sentido, desde el banco de Hemoterapia en Salamanca, su equipo incide en la especial importancia de las donaciones habituales de sangre, "no hay trasplante de médula o de cualquier otro órgano que no requiera bolsas y bolsas de sangre". "Cada vez más enfermedades se tratan con sangre, es necesario que la gente se conciencie y done, nosotros tenemos un stock pero va bajando. Todos los hospitales de la Comunidad se sirven del Centro de Hemoterapia de Castilla y León, se manda una sangre u otra dependiendo de las necesidades". Insisten en que los hospitales no se pueden permitir el lujo de quedarse sin sangre, "en el momento que nuestro stock comienza a descender, es cuando hacemos el llamamiento".