Una señal que nunca llega