Una salmantina de 32 años cuenta cómo derrotó a la violencia machista: "Ya no vivo con la presión constante en el pecho"
Cyl dots mini

Una salmantina de 32 años cuenta cómo derrotó a la violencia machista: "Ya no vivo con la presión constante en el pecho"

Mujer salmantina víctima de la violencia de género (Foto: Arai Santana)

Esta salmantina utiliza un nombre ficticio para contar su terrible historia. Ha sufrido años de maltrato psicológico pero ha conseguido salir más fuerte. 

Sin independencia económica, sin poder salir con amigas, sin poder hablar por teléfono con su familia...  Elizabeth vivía por y para su pareja. Es un nombre ficticio, asegura que ha podido superar la situación gracias a sus hijos, a su familia y a la asociación charra Plaza Mayor, que la ha acompañado durante todo el proceso dándole apoyo psicológico.

  

Tiene 32 años y hace solo tres años que empezó a vivir. "Mi relación empezó cuando tenía 24". Ha pasado media vida al lado de un hombre que la maltrató psicológicamente. Compartió sus días al lado de lo que ella describe como una persona "controladora y egoísta", que la ha dejado marcada de por vida.

 

Aislada por completo pero sin todavía ser consciente de ello dejó su trabajo en Salamanca para irse al pueblo donde él residía. "Prefieres dejar de hablar con todo el mundo para que no le moleste o no se enfade, lo dejas todo para no tener consecuencias", son las brutales palabras con las que empieza una de las entrevistas más duras que ha tocado escribir a la presente periodista al otro lado de la mesa.

 

Elisabeth creyó que tomando estas decisiones a la larga equivocadas conseguiría la tranquilidad de su hogar, "pero me dio igual, siempre había cualquier cosa que le hacía saltar agresivamente", llegó a poner su teléfono a su nombre para que le controlase las llamadas, asegura sin apenas poder respirar. 

 

No podía hablar con sus padres, "era una discusión con él, les insultaba a ellos, me insultaba a mí...", incluso llegó a "darme empujones y agarrarme por la chaqueta con fuerza y rompérmela". Muestra una realidad existente, que está a la vuelta de la esquina y que puede pasarle a cualquier mujer, independientemente de su estatus social, cultura o tradición.

 

 

Entre una oportunidad y otra, llegó a justificar todo hasta que un día el monstruo se le apareció en uno de sus dos hijos. "Estaba diciéndole algo y me insultó como lo hacía su padre", fue entonces cuando llegó una de las últimas bofetadas de realidad, "no quería que mi fuera hijo fuera igual que su padre y mi hija normalizara lo que yo estaba viviendo".

 

De ese día hace ya tres años. "Agarré todas mis cosas y me fui", todo en una mañana, "llamé a mi mejor amiga para que me ayudara". En su interior sabía que su novio no la iba a perdonar, "la represalia iba a ser peor, sabía que no podía volver". Su mayor puntal emocional "fue mi madre, no me ha dejado en ningún momento por miedo a que él me convenciese de volver", todavía existía una gran dependencia emocional. 

 

Cuando las víctimas de violencia de género llegan a la asociación, "no reconocen que la persona que han elegido es un monstruo, intentan justificar todo, no pueden pensar que les están haciendo daño de forma consciente. Lo más importante es buscar los recursos para salir de la casa del terror y que la situación de salida no sea peligrosa", relata la psicóloga, Jésica Joaquín

 

Ahora, esta víctima de la violencia de género analiza situaciones que hasta ahora le habían parecido 'normales', "no sé hasta qué punto he estado yo tan ciega con esta persona". Confiesa que necesitaba a alguien "que me agarrase y me llevara de la mano, no sabía continuar yo sola", estaba aprendiendo a andar de nuevo. 

 

Las secuelas de las escenas de violencia que se vivieron durante años en casa de Elizabeth también marcaron de por vida a sus hijos. "El daño que les hace es inmenso, le quieren, quieren estar con él, pero siguen viendo como normales conductas que no lo son: voces e insultos... les tengo que explicar que no es lo normal"

 

Ya no vive con la intranquilidad de que a su pareja "no le guste la cena, cuando entro o salgo o con quien hablo". Ahora puede volver a dormir por la noche. Ahora se ve una mujer fuerte, luchadora y con ganas de volver a vivir. Una superviviente que ha decidido contar su historia para concienciar a todas las mujeres y animarlas a que no se resignen, no justifiquen y den el paso para "empezar a vivir". "Yo ya no vivo con una constante presión en el pecho". 

 

Ha vuelto a trabajar y ha encontrado una persona que le hace feliz. Nunca más volverá a ser ella misma, ahora es mucho mejor, "está inmunizada".

 

"Estando en esa relación pensamos que es normal la situación y que todo es tan negro... si damos el paso de irnos lo que viene después da mucho miedo y ansiedad. Pero, sin duda, el coger fuerzas y salir de ahí es lo mejor y la mayor liberación que puede haber" . El caso de esta joven valiente es uno entre millones. Pero queda mucho por hacer.

Comentarios

rosa 30/11/2021 09:09 #9
ya me puse en contacto con violencia de genero de avila que alguien me comento lo hice por wasap y nisiquiera me han contestado me han bloqueado y con la casa de abril tambien y no me contestan me han cerrado las puerta a la salida de aqui y de este infierno en todas las asociaciones no entiendo nada cuando les digo que tengo 56 años no me ayudan yo ya no tengo sitio en esta vida mi destino es morir y asi lo han querido me han empujado hacerlo
al "apañol" que está apañao 29/11/2021 11:47 #8
Seguís empeñados en dictar cual es el papel de las mujeres...y del resto del mundo, pero todavía no entendéis por que os llaman dictadores. Quien sois vosotros para imponer a nadie como tiene que vivir? No queréis mujeres con quien compartir, queréis esclavas sobre las que dominar. De otra forma, estarías mas solos que la una, verdad?
Español 29/11/2021 11:00 #7
Esto que dicen no pasaria en España con un gobierno fuerte, de derechas que proteja a la familia y haga entender el papel de la mujer en el matrimonio.
rosa 26/11/2021 10:00 #6
ya me puuse en contacyto tambien con salamanca porque quiero volver alli que naci alli y alejarme de este mostruo yo no quiero denunciar solo dejar un azta en la guardia civil para que lo sepan pero hasta que no salaga de esat casa no puedo hacerlo porque es muy violento si se entera por eso me dijon de salir en silencio yo le tengo mucho miedo yo no soy persona me tiene anulada me amenaza y tengo que encerrarme en una habitacion con mi perrito mi familia me dice que aguante que ya se le pasara y que sino no me hubiera venido con el yo no tengo recursos solo me dejaron algo d dinero para un alquiler ya que una vez en salamanca me darian trabajo en eulen empresa de limpieza pero llevo 6 meses luchando por salir e irme alla y no lo he conseguido solo me que quitarme de esta vida para no seguir sufriendo
maria 25/11/2021 14:23 #5
Entiendo que haya gente que se alegre de esta noticia.. esa gente triste y aburrida que sólo sale a pasear y se piensa que eso es vivir. Con querer que vivamos, estamos muriendo en vida.
Para 1 (Rosa) 25/11/2021 13:52 #3
Rosa, contacta por Facebook con la Asociación contra la violencia de género de Ávila, AVIVIG, a ver si ellas pueden ponerte en contacto con gente de Navarra que te pueda ayudar. O tambien por Facebook con "La casa de abril", @csalacasadeabril
Isbel 25/11/2021 10:36 #2
Eres una luchadora hay mucha gente que le cuesta dar el paso y denunciar incluso piensan en lo que le puede pasar a él.Pero una vez que das el pasó es una liberación,una prender a vivir en libertad y un ejemplo a seguir,.Tu puedes y serás feliz
rosa 25/11/2021 09:51 #1
yo estoy en esa situaccion estoy muerta en vida y he pedido ayuda alas asociaciones de navarra medico y familia y nadie me ayuda asalir de este infierno yo me estoy muriendo lentamaente solo quiero salir de aqui alejarme de este mostruo y volver ami tierra salamanca y no puedo hcerlo sola ya que no tengo recursos ni nadie que me ayude

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: