Una rampa de 38 metros en el barrio Blanco mejorará la accesibilidad

Esta actuación se suma a otras realizadas en la misma zona como Méndez Núñez, San Andrés, Marineros, San Bruno o Don Quijote y a la renovación del firme en 22 calles con el objetivo de lograr la mejora integral de este barrio además de dar respuesta a las demandas vecinales.

Salamanca mejora la accesibilidad del barrio Blanco construyendo una rampa en la plaza Toneleros. Esta actuación se suma a otras iniciativas en esta misma zona que han contado en este mandato con más de 1,5 millones de euros, según han señalado hoy los concejales de Fomento y de Obras, Carlos García Carbayo y Daniel Llanos durante una visita a los trabajos de mejora de la accesibilidad en la plaza Toneleros.

 

García Carbayo y Llanos han explicado que estas iniciativas tienen como objetivo lograr la mejora integral de esta zona del noroeste de la ciudad además de dar respuesta a las demandas vecinales.

 

La intervención que han visitado cuenta con un presupuesto de 56.500 euros y posibilitará que una rampa en zigzag permita salvar los más de dos metros de desnivel entre la citada plaza y la calle Torneros. Para ello se procede a la demolición de las escaleras existentes ejecutando una nueva con dos metros de anchura.

 

La rampa tendrá casi 38 metros de longitud, divididos en tres tramos, y cuya pendiente será del 8% contando en ambos extremos con una franja de pavimento táctil que permita detectarla a los viandantes con visibilidad reducida. Además, se colocarán barandillas y pasamanos y se acondicionarán las aceras próximas a la calle Torneros.

 

Estos trabajos se suman a otros realizados en la misma zona como en las calles Méndez Núñez, San Andrés, avenida Salamanca, Don Quijote, Marineros o San Bruno así como a la renovación de firme en 22  calles.

 

Próximamente, además, comenzará la urbanización de la calle San Arcadio en la que se renovará el pavimento de la calzada, las aceras, la red de distribución de agua y el alumbrado contando con una inversión municipal de 171.140 euros.

 

Los trabajos se centrarán en la reparación del pavimento de la calzada, deteriorado en algunos tramos, cuya anchura será de hasta tres metros en el tramo de sentido único entre las calles Méndez Núñez y San Luis de Gonzaga y de 6 metros entre ésta última y la calle Santa Bárbara.

 

También se llevará a cabo la renovación completa de las aceras y se ensancharán con el objetivo de facilitar el tránsito de peatones. Asimismo, se renovará la red de distribución de agua potable, sustituyendo los antiguos conductos por tuberías de fundición dúctil, y se modernizará la red de alumbrado mediante la instalación de luminarias LED.

 

Las obras se completarán con la instalación de nuevo mobiliario urbano y arbolado. Recordar que también se está trabajando en la mejora de los accesos a la zona para lo que se construirán dos nuevas glorietas que mejorarán la seguridad vial y aportarán fluidez al tráfico.

 

Atendiendo a la petición de los vecinos presentada a los presupuestos participativos y a los informes técnicos, el Consistorio construirá una glorieta con un diámetro de 38 metros en total para regular el cruce de las calles La Bañeza, Hermanas Fidalgo Morales, Riaño y Licenciado Vidriera. La otra glorieta prevista tendrá un diámetro de 32 metros en total y regulará el tráfico entre la avenida de Salamanca y las calles El Bierzo y La Bañeza.

 

Las obras, que cuentan con un presupuesto de 530.000 euros, conllevarán también la renovación de las redes de agua y otros servicios.