Una plataforma moviliza a ayuntamientos para oponerse a la pérdida de médicos en los pueblos

Pancarta de la plataforma 'Nuestro médico se queda' en Aldehuela de Yeltes.

La plataforma 'Nuestro médico se queda' se activa para oponerse a la reforma de la atención sanitaria en el mundo rural que pretende la Junta. Sanchotello, Aldehuela de Yeltes, Béjar o Candelario ya se han sumado.

Una plataforma activada en redes sociales e Internet ha iniciado una campaña para conseguir que los ayuntamientos de la provincia de Salamanca se opongan a la reforma de la sanidad rural que tiene en proceso la Junta de Castilla y León. El nuevo modelo de atención médica en el mundo rural, que Sanidad ha negado vaya a suponer cierre de consultorios o pérdida de médicos y atención, ha despertado muchos recelos a pesar de los intentos de Sacyl para explicarlo y del programa piloto puesto en marcha en Aliste (Zamora). Así van a trabajar médicos y enfermeros en el medio rural.

 

La plataforma tiene el nombre de 'Nuestro médico se queda' y ha empezado a recabar apoyos. Los municipios que se suman están colgando una pancarta con ese mismo lema, pancarta que forma parte de los materiales que se pueden descargar en la web de la plataforma. Por ahora, Sanchotello, Aldehuela de Yeltes, Béjar, Juzbado, Serradilla del Arroyo o Candelario ya se han sumado a la plataforma y han colgado la correspondiente pancarta. Todos ellos son ayuntamientos gobernados por el PSOE.

 

Según anuncia la plataforma, está "abierta a todas aquellas asociaciones, ayuntamientos o entidades locales, grupos políticos…, en definitiva, a toda persona o institución que quiera defender nuestra dignidad".

 

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, cree que su propuesta de modelo de sanidad rural está sufriendo el "síndrome de la resistencia al cambio", que supone el "miedo" de cualquiera a los cambios que se plantean, aunque luego haya una adaptación, se expliquen las cosas, se consigue "vencer" el cambio y cuando uno lo evalúa se da cuenta de que es mejor que lo que había.

 

Por ello, ha aclarado que lo que propone no es cerrar consultorios o sustituir médicos por enfermeras, algo que "no es verdad", sino que lo que va a hacer es crear estructuras intermedias que permitan dar estabilidad a determinadas zonas en las que hay muchísima dispersión y en ocasiones, de 25 horas de "clínica" de los profesionales realmente sólo hay diez y otras 15 son de carretera. Verónica Casado ha afirmado que "los profesionales de a pie" le dicen que "no oiga el ruido", que siga adelante y que apuestan por ella porque consideran que lo que quiere hacer puede ser bueno.

 

A este respecto, ha reiterado que el modelo no es "unitario" y no se va a hacer lo mismo en todos los sitios, sino que se analizará "zona por zona" y se propondrán cambios allí donde realmente "merezca la pena" por estabilidad y sostenibilidad del sistema"Pero lo vamos a hacer como lo estamos haciendo en Aliste, con el consenso de los alcaldes, con el consenso de las diputaciones, con el, sobre todo, con el consenso de los profesionales", ha aseverado.