Una pista con ese 'algo especial' para los récords

Álvaro de Arriba, junto al nuevo récord (Foto: Chema Díez)

La primera competición absoluta puede dejar marcas importantes en la pista cubierta Carlos Gil Pérez, una constante en la ciudad, que cuenta con numerosos registros de relumbrón en su otra pista, la del Helmántico. La de la Aldehuela es la versión 2.0 de la 'pista de los récords'.

Salamanca ha estado casi siempre acostumbrada a récords de atletismo. El enorme desarrollo de este deporte en la ciudad desde que existe la organización federativa, la celebración de grandes competiciones y la visita habitual de los campeonatos nacionales ha hecho que el listado de récords, plusmarcas y mejores marcas contenga todavía muchos hitos ligados a Salamanca. Los grandes candidatos son Orlando Ortega en 60 vallas y Ruth Beitia en altura, los únicos en condiciones de mejorar dos plusmarcas nacionales que, por otro lado, son suyas. En el caso de Ortega, puede incluso mejorar el récord de los campeonatos, el de España y el mejor 60 vallas hecho nunca en España, en poder de Allen Johnson.

 

La nueva pista cubierta ya demostró en las competiciones con las que se estrenó el año pasado que había nacido con 'estrella'. Las condiciones son inmejorables y los atletas confirman que su tartán es propicio con las marcas gracias a que es duro y devuelve mucha de la energía que se le aplica, algo fundamental para pruebas explosivas como velocidad y saltos. Así que la Carlos Gil Pérez tiene ese 'algo' que ya es conocido del otro gran escenario del atletismo salmantino, la pista del Helmántico.

 

La que durante años fue conocida como 'la pista de los récords' ha conseguido contagiar a su 'hermana pequeña' de 200 metros bajo techo su característica más esencial: la de ser buena para los récords. Eso facilitó durante años no sólo el récord del mundo de Javier Sotomayor, que todavía perdura, sino el que fue en su día plusmarca mundial de Jonathan Edwards en triple salto o el mayor salto dado en longitud en España, con la firma de Iván Pedroso, y una ristra de grandes registros en todas las especialidades de velocidad.

 

La conjunción de grandes atletas locales de 60, 100 y 200, la presencia de grandes figuras internacionales para el añorado GP Diputación y la reiteración de pruebas de alto nivel lo hicieron posible. Frutos Feo hizo sus mejores marcas y el ránking está lleno de buenos registros en pruebas de velocidad. Y ahí está todavía el último récord nacional, el de lanzamiento de peso de Manuel Martínez (21,47 en julio de 2002, el último campeonato de España en Salamanca), el de 150 metros de Samaniego o el de 300 que hizo Antonio Sánchez en 1987.

 

Ese 'don' para las marcas parece haberse trasladado a la nueva pista cubierta de La Aldehuela. Los récords de España de heptatlón de Pol Vila en categoría juvenil y de pentatlón de Carmen Ramos en categoría júnior y el de España de la misma categoría en 60 vallas hecho por María Vicente así lo demuestran. A ello hay que añadir la marca del francés Valentin Charles, 5.666 puntos, que es la tercera de la temporada en Europa en categoría júnior. Y se redondea con el récord de los 500 metros con el que Álvaro de Arriba redondeó la pasada temporada invernal.