Una persona de 98 años espera más de 16 horas por una ambulancia en el hospital de Salamanca

Un paciente al que se le dio el alta el martes 19 de febrero tiene que esperar hasta las cuatro de la madrugada de este día 20 de febrero para que le recoja una ambulancia.

El Procurador del PSOE por Salamanca en las Cortes de Castilla y León, Fernando Pablos, ha registrado este miércoles una pregunta en la Cámara autonómica, para su contestación por escrito, exigiendo explicaciones en relación al hecho, sucedido en la madrugada de hoy, por el que una persona de 98 años ha tenido que esperar más de dieciséis horas para ser recogido por una ambulancia en el Complejo Hospitalario de Salamanca.

 

La persona en cuestión, ingresada en el Hospital de Salamanca, recibía el alta médica a las doce del mediodía del martes 19 de febrero, y su traslado en ambulancia hacía donde tiene su residencia, en este caso una residencia de mayores, no se producía hasta la cuatro de la madrugada del día de hoy, más de dieciséis horas después, y de espera junto a sus familiares, a pesar de su avanzada edad.

 

Fernando Pablos, en su petición ante la Cámara autonómica exige, además de explicaciones, soluciones y más medios para el transporte sanitario en la provincia de Salamanca y medidas urgentes para que hechos, y situaciones como esta, no se vuelvan a repetir

 

El Procurador salmantino ha recordado que ya pidió ante el Consejero de Sanidad en el Pleno de las Cortes autonómicas, no hace muchos días, soluciones para el déficit en el número de trabajadores y de ambulancias en la provincia salmantina ya que, ha dicho, “solo en Salamanca debería haber más de 78 trabajadores de lunes a viernes y hay 50. Y 30 trabajadores los sábados cuando debería haber 51”.

 

Este lamentable suceso ocurrido hoy en el Complejo Hospitalario de Salamanca no es circunstancial sino más bien se produce cada vez con más frecuencia según denuncian tanto los pacientes como usuarios, y sirve por desgracia para confirmar y “a darnos la razón” ha concluido Pablos, en que tanto la Junta como el Consejero  aplican la política de “mirar para otro lado”, de inacción, y de falta de respuesta y de soluciones ante el hecho de que las empresas concesionarias del transporte sanitario estén incumpliendo las condiciones mínimas exigidas en cuanto a la prestación de este servicio, “algo muy serio porque estamos hablando de salud pública”.