Una partida mínima para volver a empezar con la solución a la rotonda de Buenos Aires y los grabados rupestres
Cyl dots mini

Una partida mínima para volver a empezar con la solución a la rotonda de Buenos Aires y los grabados rupestres

Imagen aérea de la rotonda de Buenos Aires donde confluyen la A-66, la A-62 y otras carreteras.

Los PGE reservan solo 100.000 euros para un proyecto que hay que volver a empezar y que se retrasará al menos otros dos años: es el tiempo que llevó redactar en anterior, descartado.

El proyecto de Presupuestos del Estado para 2021 deja en Salamanca como resultado una inversión poco ambiciosa para los próximos años ya que el gasto se nutre de proyectos conocidos y que no se han ejecutado en años por problemas en la tramitación. Desde el próximo año y en el futuro la electrificación de la línea férrea Salamanca-Fuentes de Oñoro para su uso como corredor de mercancías, el nuevo edificio del Irnasa o la reforma de la Audiencia Provincial concentrarán las partidas de inversión. Faltan nuevas ideas y proyectos y, especialmente, que se ejecuten algunas de las previstas. Y en este capítulo hay una que llama la atención al margen del acceso Norte de la ciudad, que ha desaparecido de las cuentas.

 

El proyecto de presupuestos confirma que uno de los proyectos más necesarios en el área de carreteras de Salamanca tiene que volver a empezar y no tiene un horizonte claro. Se trata de la conexión de la A-62 y la A-66 en Buenos Aires, que evitaría 'bajar' todo el tráfico a una rotonda que es uno de los puntos negros del tráfico en las carreteras de la provincia. Solo se han reservado 100.000 euros para su ejecución en 2021, cantidad simbólica para empezar de nuevos con estudios y proyectos, y no hay partidas previstas para los próximos años: las casillas aparecen en blanco.

 

Y decimos empezar de nuevo porque tras muchos años de esperas, trámites que no se hacían y el complicado diseño del proyecto, se ha topado con un obstáculo insuperable: un canchal con grabados rupestres. El hallazgo fue realizado hace años y se conocía cuando se puso en marcha el proyecto para construir un nuevo puente de 190 metros y 40 millones de euros; de hecho, se plantearon varios trazados alternativos para esquivar la zona de los grabados, bajo el antiguo puente de La Salud, pero ninguna ha sido satisfactoria. El resultado, que Fomento ha decidido 'tirar a la basura' todos los proyectos ya elaborados y volver a empezar.

 

El nuevo planteamiento supone una gran demora para un proyecto que ya acumula muchos retrasos. Data al menos de 2017 cuando el último gobierno del PP con Rajoy encargó su redacción a una empresa, con dos años de plazo. A principios de 2019 ya había proyecto a falta de un último trámite ambiental que finalmente fue decisivo. La solución fue un nuevo puente de 190 metros y casi 40 millones de euros, para el que se daban dos trazados alternativos por un motivo concreto: la aparición de restos rupestres.

 

El nuevo puente pasa cerca de los enclaves del antiguo puente de La Salud donde en 2018 se confirmó la aparición de grabados rupestres. Se trata de yacimientos que cuentan con protección como Bien de Interés Cultural. Por ello, en el proyecto se contemplaban dos alternativas con dos trazados diferentes, y se apostaba por la que dejaba a salvo el yacimiento denominado Abrigo del Puente de La Salud, situado junto al río, en su margen derecha. En concreto, el yacimiento conocido como del abrigo de La Salud se encuentra justo en el trazado de una de las alternativas, pero a entre 150 y 200 metros de la opción escogida.

 

Esta fue la solución más cara y compleja de las dos planteadas para intentar salvar el escollo que, finalmente, ha 'tumbado' la propuesta, la presencia de grabados rupestres. Aunque los estudios previos ya planteaban el posible daño al yacimiento bajo el antiguo puente de La Salud, el ministerio de Transición Ecológica confirmó hace unos meses que llevar el viaducto por dónde se pretendía provocaría daños irreversibles al yacimiento. Eso forzó la decisión ministerial de pedir una evaluación ambiental completa y, a la postre, el archivo del estudio ya realizado para la elaboración de uno nuevo cuya orden de inicio está en preparación.