Una operación relacionada con la detención de Rafael Amargo acaba con una banda que vendía droga en Chueca y Malasaña
Cyl dots mini

Una operación relacionada con la detención de Rafael Amargo acaba con una banda que vendía droga en Chueca y Malasaña

Una operación relacionada con la detención de Amargo acaba con una banda que vendía droga en Chueca y Malasaña

Una operación policial relacionada con la detención del bailarín Rafael Amargo ha acabado con la desmantelación de un grupo criminal que venía cocaína, MDMA y speed.

Y han detenido a ocho personas por un delito contra la salud pública y un delito de pertenencia a grupo criminal. Son siete hombres y una mujer, dos de ellos sudamericanos y el resto españoles, con edades comprendidas entre los 21 y los 49 años.

 

En los ocho registros realizados en Madrid, Getafe, Las Rozas y Majadahonda los investigadores han podido incautar 60 gramos de cocaína y 400 gramos de speed y MDMA.

 

La investigación deriva de una operación iniciada en abril por la comisaría de distrito Centro motivada por el aumento del menudeo de este tipo de sustancias en las zonas de Malasaña y Chueca y que acabó con el arresto de Rafael Amargo y otras tres personas, entre ellas su pareja. Fueron acusados de presuntos delitos de organización criminal y tráfico de drogas, y puestos en libertad con cargos a la espera de juicio.

 

En esta nueva operación, que concluyó a mediados de noviembre, agentes comprobaron que diversos individuos consumían estupefacientes en determinados portales y en las zonas exteriores de estos. Además, detectaron un crecimiento relevante de las aprehensiones de estas sustancias. En una ocasión los policías llegaron a interceptar a un individuo con 400 gramos de metanfetamina, una cantidad que sobrepasa los 30 gramos considerados de notoria importancia.

 

GRAN IMPORTANCIA DE LOS PROVEEDORES Y DE UNA RED FAMILIAR

 

El grupo delincuencial estaba perfectamente organizado y con un claro reparto de tareas. En la cúspide se encontraba el líder, quien contactaba y comprobaba la calidad del material que le suministran sus dos proveedores. Estos les ofrecían los tres productos más solicitados: cocaína, cocaína rosa y speed.

 

El escalón inferior contaba con otra persona que le facilitaba su lugar de trabajo para utilizarlo como centro de reuniones y como punto de entrega de la sustancias. En el último escalón figuraba un varón dedicado a la venta de la droga al por menor, conocido en el argot policial como menudeo.

 

Finalmente contaba con una red familiar que no solo contribuía al tráfico de estas sustancias, sino a dar salida al dinero obtenido por este negocio ilícito.

 

En los ocho registros se han incautado casi 63.000 euros en efectivo y aproximadamente 500 gramos de sustancia estupefaciente sintética. También se han intervenido útiles para su distribución, adulteración y procesamiento así como tres vehículos de alta gama.