Una negociación para no dejar títere con cabeza