Una mirada a las joyas automovilísticas del pasado

Las Jornadas de Patrimonio de Automoción han servido para que el Museo de Historia de la Automoción haya sacado a las puertas del centro auténticas joyas del motor

El Museo de Historia de la Automoción de Salamanca y el club Clásicos Helmanticos han celebrado este fin de semana las Jornadas de Patrimonio de Automoción 2011, organizadas por la Federación Española de Vehículos Antiguos.


Para esta ocasión y tras el éxito cosechado en ediciones pasadas, los ciudadanos que se han acercado a la zona han podido ver, en el exterior del Museo, el triciclo Benz de 1886, para conmemorar los 125 años de la primera patente de un automóvil.


Además gracias a la invitación lanzada por el museo a todos los colectivos, aficionados particulares y clubes de Salamanca, el público ha podido ser partícipe de una concentración de vehículos clásicos.


Una vez dentro del Museo todos aquellos que han querido profundizar en la historia de la automoción han podido observar por primera vez en Salamanca una pieza única de la automoción española, un CEYC 5 HP del año 1931.


Un vehículo en proceso de restauración perteneciente al fondo de la Dirección General de Tráfico y está siendo restaurado en los talleres del Museo, para su exposición con motivo de los 300 años de creación del Arma de Ingenieros del Ejército de Tierra.


El primer ejemplar fue creado por el Centro Electrotécnico y de Comunicaciones del Ejército Español, de ahí su nombre, presentándolo al público en el III Salón del Automóvil de Barcelona de 1924, siendo considerado entonces como "el vehículo con menos piezas del mundo".