Una máscara nos dice más que una cara... a veces